Vaticano: publicada ′Instrucción′ que veta el sacerdocio a gays | Así es Alemania | DW | 29.11.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Así es Alemania

Vaticano: publicada 'Instrucción' que veta el sacerdocio a gays

El Vaticano publicó hoy el documento que cierra las puertas al sacerdocio "a aquellos que practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la cultura gay".

Sacerdocio: sólo para hombres y sólo para heterosexuales.

Sacerdocio: sólo para hombres y sólo para heterosexuales.


El documento, del que se venía hablando desde hace varios meses y que prácticamente se conocía, no fue presentado por el Vaticano en una rueda de prensa, como suele ocurrir en ocasiones similares, sino puesto a disposición de los periodistas en la Sala de Prensa vaticana en varios idiomas, entre ellos español.

Se trata de una 'Instrucción', titulada 'Sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas con tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario y a las Sagradas Ordenes'.

Madurez afectiva

Consta de nueve páginas, divididas en tres capítulos, y ha sido preparada por la Congregación para la Educación Católica. Benedicto XVI la aprobó el 31 de agosto pasado y fue firmada el 4 de noviembre por el prefecto del dicasterio, el cardenal Zenon Grocholewski.

El primer capítulo se denomina 'Madurez afectiva y paternidad espiritual' y tras recordar que el sacerdote representa sacramentalmente a Cristo añade que el cura debe dedicar toda su vida a la Iglesia y realizar una auténtica caridad pastoral.

Para ello debe haber alcanzado una madurez afectiva que le permita mantener una relación correcta con hombres y mujeres.

Pecados graves

El segundo, el que cierra las puertas, es 'Homosexualidad y el ministerio ordenado' y precisa la distinción que hace el Catecismo entre actos y tendencias homosexuales.

Recuerda que las Sagradas Escrituras presentan los actos como 'pecados graves' y que la tradición 'los considera intrínsecamente inmorales y contrarios a la ley natural. Por ello no pueden ser aprobados en caso alguno'.

Sobre las tendencias homosexuales 'profundamente arraigadas', precisa que 'son también objetivamente desordenadas'.

Los homosexuales -precisa el texto- deben ser acogidos con respeto y delicadeza 'y hay que evitará cualquier estigma que indique una injusta discriminación'.

Respeto, pero no admisión

En ese punto, el documento señala lo principal: 'A la luz de esas enseñanzas, se cree necesario afirmar con claridad que la Iglesia, en el más profundo respeto de esas personas, no puede admitir en el seminario y en las Órdenes Sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente radicadas y apoyan la llamada cultura gay'.

Y añade: 'dichas personas se encuentran en una situación que obstaculiza gravemente una correcta relación con hombres y mujeres'.

'De ningún modo se pueden ignorar las consecuencia negativas que se pueden derivar de la Ordenación de personas con tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Si se tratase, en cambio, de tendencias homosexuales que sólo son la expresión de un problema transitorio, como por ejemplo una adolescencia inacabada, ésas deberán ser claramente superadas al menos tres años antes de la ordenación diaconal', agrega el texto.

No existe derecho a la ordenación

El último punto es 'Discernimiento de la idoneidad de los candidatos por parte de la Iglesia' y precisa que el sólo deseo de ser sacerdote 'no es suficiente' y que 'no existe un derecho a recibir la Ordenación'.

Compete a la Iglesia -continua- discernir la idoneidad de los que quieren entrar en el seminario y de llamar a las órdenes sagradas a los que crea en posesión de las cualidades pedidas.

Para admitir a un candidato al seminario, la Iglesia debe verificar su madurez efectiva y tener un juicio moralmente cierto sobre sus cualidades. En caso de duda -resalta el texto- no se debe admitir a la Ordenación al aspirante.

En los coloquios con el candidato, el director espiritual debe recordarles la exigencia de la castidad sacerdotal y también tener en cuenta, entre otras, que no presente 'problemas sexuales incompatibles con el sacerdocio'.

Homosexuales: "documento discriminatorio y racista"

'Si fuera así, tienen el deber de disuadirle de proceder a la Ordenación. Sería gravemente deshonesto que el candidato ocultase su propia homosexualidad para acceder a pesar de todo a la Ordenación', resalta el texto.

El documento ha levantado ya una fuerte polémica entre los homosexuales, que lo consideran discriminatorio y racista.

'En el Vaticano hay una obsesión homofóbica. La Iglesia quiere alejar a todos aquellos curas que no proponen el modelo de familia basada en el matrimonio', dijo hoy el diputado italiano y presidente de honor del movimiento 'Arcigay', Franco Grillini.

Grillini acusó a la Iglesia de 'hipócrita' y le pidió que asuma su responsabilidad en los casos de pederastia, 'visto que la mayor parte de los curas implicados son heterosexuales'

DW recomienda