Uranio - Legado radiactivo | Primer plano | DW | 12.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Primer plano

Uranio - Legado radiactivo

Uranio, la materia prima de la industria nuclear. En Alemania, la minería de uranio hace tiempo que pasó a la historia. En Estados Unidos, sin embargo, todo apunta a que se abrirá una nueva explotación en Arizona, cerca del Gran Cañón del Colorado. Los ecologistas han desenterrado, por ello, el hacha de guerra. La administración Trump impulsa la extracción de uranio en el país.

Ver el video 28:34

Los pueblos nativos han dado la señal de alarma. Saben que a ellos les tocará lidiar durante décadas con el legado radiactivo. Miembros de la comunidad havasupai temen, por ejemplo, que se contaminen los acuíferos. La minería junto al Gran Cañón no es algo nuevo. Durante la Guerra Fría, se extrajeron unas 30 millones de toneladas de mineral de uranio en el territorio Nación Navajo. En las explotaciones trabajaron, sobre todo, navajos. Las consecuencias: tasa de cáncer por encima del promedio, suelos y acuíferos contaminados. La población local sufre aún hoy las secuelas de la minería de uranio. Las alrededor de 550 explotaciones mineras no han sido saneadas y muchas carecen, incluso, de carteles de advertencia. En Alemania, la situación es bien diferente. Desde el fin de la minería de uranio tras la reunificación, la empresa Wismut GmbH se ocupa del saneamiento de las antiguas explotaciones en la región de los Montes Metálicos. Las medidas de restauración incluyen la inundación de las antiguas galerías, o su estabilización con hormigón, y el revestimiento de las montañas de escoria. Un seguimiento pormenorizado de las variables ambientales permite saber si aún existe riesgo para el ser humano y la naturaleza. Las medidas de saneamiento se prolongarán, en principio, hasta el año 2045 y costarán 8.000 millones de euros. El reportaje muestra las diferencias entre Alemania y Estados Unidos a la hora de abordar el legado radiactivo de la Guerra Fría y la desesperada lucha de comunidades nativas y ecologistas estadounidenses contra la reactivación de la minería de uranio.