Una violación estremece Chile y reaviva las protestas feministas | Chile en DW | DW | 23.07.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Chile

Una violación estremece Chile y reaviva las protestas feministas

El juicio contra un hombre acusado de haber abusado de una joven que luego se suicidó concitó la atención ciudadana, que manifestó con cacerolas su rechazo a la decisión del juez de no dejar en prisión al sospechoso.

La noche del miércoles 22 de julio de 2020 volvieron a oírse, en distintas ciudades de Chile, los golpes metálicos de los caceroleos. Esta vez no fue contra el sistema de pensiones o el gobierno, sino contra la decisión de un juez de decretar arresto domiciliario para un hombre acusado de violar a una joven de 20 años, la que posteriormente se suicidó agobiada por el abuso. El caso ha adquirido tal nivel de simbolismo en la sociedad chilena que un millón de personas se conectaron a la página del Poder Judicial para seguir paso a paso la audiencia de formalización de Martín Pradenas.

"Esta manifestación espontánea de la gente siempre ha sido una sorpresa para nosotros", dice Alejandro Barra, padre de Antonia Barra, la muchacha que el 17 de septiembre de 2019 viajó desde Temuco, ciudad del sur de Chile donde vivía, a Pucón, a 105 kilómetros de distancia, para celebrar las fiestas patrias con amigos. Allí se encontró con Pradenas, de 28 años. Un video de una cámara de vigilancia los muestra caminando juntos. Ella intenta oponer resistencia, pero se encuentra en un estado que le impide defenderse mejor. A la mañana siguiente, Antonia llamó a una amiga para pedirle ayuda. El 13 de octubre, tras enviar unos mensajes de audio, se suicidó.

Alejandro Barra asumió desde entonces una misión: "Que ninguna otra familia pase lo que nosotros estamos pasando y que haya justicia", explica a DW. Para él, esta sensibilidad social con los casos de abusos es fruto de años de trabajo de "grupos feministas que han tratado de cambiar la sociedad y han logrado que hoy la ciudadanía rechace estas conductas. Es una necesidad que va más allá del caso de Antonia. La gente quiere denunciar cualquier irregularidad que vea", explica.

Indignación acumulada

La abogada Bárbara Sepúlveda, directora de la Asociación de Abogadas Feministas Abofem, dice a DW que la reacción ciudadana era esperable. "En la audiencia vimos cómo las víctimas fueron expuestas y las mujeres sintieron sus propias vidas reflejadas en Antonia. Esta reacción colectiva tiene que ver con una Justicia que históricamente no llegó, con un sistema judicial que a las mujeres nunca les creyó. Es indignación acumulada que se libera con este caso", dice la especialista.

Además de la decisión de decretar el arresto domiciliario, que en un país que está en cuarentena y toque de queda parece poco castigo, otro aspecto que causó mucho malestar en la ciudadanía fue la argumentación del abogado defensor de Pradenas, que remarcó que Antonia estaba embriagada, y el razonamiento usado por el juez para descartar otras denuncias contra el acusado. "Por ejemplo, el juez sostuvo que como una de las víctimas alguna vez había solicitado una anticoncepción de emergencia, eso desestimaba la violación. Eso no tiene ninguna relación con el abuso que ella sufrió. En el proceso se muestran los nombres, se cuestiona por qué van a una fiesta, por qué beben alcohol… ¿qué mensaje les estamos entregando a mujeres, niños y niñas abusados?", se pregunta Sepúlveda.

"Cuando escuché esos argumentos sentí lo que siente cualquier padre que conoce a su hija al ver a una persona hablando cosas que no corresponden, mintiendo descaradamente. Yo quise ir a decirle, sin violencia, un par de cosas. Le habría dicho al abogado defensor que estaba hablando de mi hija, que cómo se puede referir a ella de esa forma, descalificando su honra para tratar de convencernos de que la violación no ocurrió", explica Barra.

"Confío en la Justicia"

De los casos que la fiscalía presentó en contra de Pradenas, el juez Federico Gutiérrez los desestimó todos, menos el de Antonia Barra. "El juez reconoció que hubo violación y por eso seguía todo el proceso. Hemos puesto las pruebas, hemos trabajado más de nueve meses de forma muy profesional, para que no se digan argumentos sin base, como lo está haciendo el señor abogado de la defensa", dice Alejandro Barra.

El padre de Antonia revela que apelarán a la resolución, un paso que también asumió la fiscalía para las otras presuntas víctimas cuyas denuncias fueron descartadas en primera instancia. "Yo desde un comienzo he confiado en la Justicia, he encontrado gente que está del lado de velar por la ley, que tiene mucha convicción, moral y valores, pero también hay gente que ha cometido errores, en otros casos, que permiten que los delincuentes queden impunes. Por eso me he propuesto personalmente enfrentarme a cualquiera que use redes subterráneas para ayudar a los imputados", agrega Barra.

Sepúlveda, en tanto, critica que el sistema penal busque "víctimas ideales, virginales, que se enfrentan a los agresores", sin entender que muchas veces quien sufre una violación no es capaz de reaccionar por temor a ser asesinada. "Cuando se pregunta por qué la víctima bebió, por qué la mujer estaba vestida así, lo que se busca es justificar una violación. Eso genera mucha indignación y hace que la ciudadanía reaccione ante el mensaje que se les envía: no denuncien, porque si lo hacen, serán expuestos al escrutinio". El fiscal ahora tiene 120 días para seguir investigando y, si halla nuevos antecedentes, podría eventualmente reformalizar a Pradenas. "Queda mucho camino por recorrer aún", advierte Sepúlveda. "Estamos preparados y confiados en que se hará justicia", dice Barra. (few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda