Una ″huelga silenciosa″ contra la junta militar vacía las calles de Birmania | El Mundo | DW | 10.12.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Una "huelga silenciosa" contra la junta militar vacía las calles de Birmania

La protesta es un claro desafío a los militares golpistas, y se produce en el marco de un fuerte malestar por la condena a la depuesta líder Aung San Suu Kyi.

La pagoda de Shwwdagon.

La pagoda de Shwwdagon.

Las calles birmanas amanecieron desiertas y los comercios cerrados este viernes (10.12.2021) luego de que buena parte de la población se plegara a una protesta llamada "huelga silenciosa” contra la junta militar, diez meses después del golpe de Estado y en medio de una fuerte indignación por la condena de la depuesta líder Aung San Suu Kyi y la sangrienta represión de los uniformados.

La huelga, que coincide con el Día Internacional de los Derechos Humanos, tenía como objetivo parar toda la actividad pública del país entre las 10 y las 16 horas, en un claro desafío a los militares golpistas que depusieron al gobierno el pasado 1 de febrero. Las principales arterias de la mayor ciudad del país, Rangún, estaban prácticamente vacías y sin tráfico en plena hora punta.

En la pagoda de Shwedagon, un complejo religioso budista habitualmente muy frecuentado, no hubo peregrinos ni visitantes. "Los restaurantes, tiendas y el mayor mercado están cerrados" dijo a la agencia AFP un vecino de Mandalay, la segunda mayor ciudad de Birmania, que quiso mantenerse en el anonimato. "Desde por la mañana, no hay vendedores ambulantes ni trabajadores", agregó.

Una huelga difícil

Escenarios similares se repetían en Mawlamyaing (sureste), Ayeyarwady (sur), Bago (sureste), Mandalay (centro-norte) y Sagaing (noroeste), e incluso en la capital, Naipyidó, donde se concentra el poder de los militares. Algunos birmanos colgaron también fotos de soldados a los que acusaban de robar en negocios cerrados por la huelga de silencio.

"La huelga de silencio es quizá una de las formas más difíciles de huelga porque no podría hacerse sin la cooperación y la participación masiva de gente. Otro hito del pueblo birmano", señaló en Twitter la cuenta del Movimiento de Desobediencia Civil. Una convocatoria similar contra la junta militar dejó vacías las calles de las principales ciudades del país el pasado 24 de marzo.

La Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) de Birmania asegura que al menos 1.323 personas han muerto, incluidos decenas de niños, como consecuencia de la represión militar.

DZC (EFE, AFP)

DW recomienda