Una hora de apagón, ¿por el Planeta? | Ecología | DW | 23.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Una hora de apagón, ¿por el Planeta?

Más de 7.000 ciudades de todo el mundo se apuntaron a la iniciativa que se sigue en unos 150 países, informó su iniciadora, la organización defensora del medio ambiente WWF.

"La hora del Planeta" comenzó por Australia. Decenas de miles de personas apagaron este sábado las luces de sus viviendas en un gesto a favor de protección del medio ambiente a las 20:30 horas de Australia (las 10:30 GMT). Ante la mirada de curiosos y entusiastas, la silueta de los rascacielos y el famoso puente de la bahía de Sidney quedaron a oscuras en la ciudad, al igual que numerosos restaurantes, edificios, hogares y casas. El edificio de la Ópera fue la excepción: quedó brillando con una luz verdosa, símbolo de las nuevas energías renovables.

Más de 7.000 ciudades de todo el mundo se han apuntado a la iniciativa que se sigue en unos 150 países, informó su iniciador la organización defensora del medio ambiente WWF. En Alemania se apagaron las luces de la puerta de Brandeburgo y otros monumentos en diversas urbes. También Naciones Unidas apoya la acción.

Comunidad global

En la calle King's de Sidney numeros bares recurrieron a la las luces de las velas y los restaurantes ofrecían una cena romántica con esta suave iluminación. "En la acción de apagar de la luz se trata sobre todo de la sensación de formar parte de una comunidad", dijo el organizador Andy Ridley. "Un niño en Pekín puede participar de la acción al igual que un niño en Río. Ellos notan que compartimos este planeta".

Una de las voces críticas de esta acción, el profesor Bjørn Lomborg de la Business School de Copenhague, argumenta que dos velas producen más CO2 que una bombilla de bajo consumo. "Abordar los problemas del mundo con una cena a la luz de las velas resulta atractivo sobre todo para una elite acomodada, que no tiene ningún problema de suministro eléctrico", señaló. Lomborg apunta que no se ha pedido que se apaguen los PCs o los teléfonos móviles, lo que en su opinión sí resultaría difícil para los consumidores.

rml (dpa, afp)

Publicidad