Una Holanda a la defensiva venció a un Chile con ímpetu, pero sin éxito | Los campeones mundiales | DW | 23.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Una Holanda a la defensiva venció a un Chile con ímpetu, pero sin éxito

Una cautelosa pero efectiva selección holandesa debió esforzarse para vencer 2-0 a un vertiginoso Chile, al que doblegó con dos jugadas aisladas que le permitieron ganar el Grupo B y pasar a octavos de final.

Los holandeses Memphis Depay, Arjen Robben y Daley Blind celebran la victoria.

Los holandeses Memphis Depay, Arjen Robben y Daley Blind celebran la victoria.

El local seguramente jugará con Chile en la instancia de los 16 mejores, una pesadilla recurrente para la "Roja". Brasil eliminó a Chile en esta instancia en sus últimas dos participaciones mundialistas: 1998 y 2010. También lo dejó fuera de la final en la Copa de 1962.

"El ánimo de los jugadores está intacto, metimos a Holanda en su arco en los últimos 15 minutos y ese es el Chile que me enorgullece dirigir", dijo el entrenador Jorge Sampaoli en rueda de prensa. "Más allá que no alcanzamos el resultado (...) la valentía de este grupo generó que se fueran con la frente en alto y ya pensando en lo que viene", agregó el argentino.

En un encuentro con diferentes estilos y mucha presión en el mediocampo, Holanda logró quebrar a Chile a los 76 minutos con un cabezazo de Leroy Fer, que había ingresado un minuto antes por Jeremain Lens. El segundo tanto, en el descuento, fue un veloz contraataque de Arjen Robben, quien mandó un preciso centro para que Memphis Depay definiera con un suave toque.

Holanda, ¿solo a la defensiva?

Holanda sorprendió con un planteo demasiado cauteloso, en el que el técnico Louis Van Gaal alineó a cinco defensores con la clara intención de contener a los veloces jugadores chilenos. "Es una pena perder porque propusimos durante todo el partido. Tuvimos enfrente a un equipo que no quiso jugar a nada, solo contragolpear", dijo tras el partido el arquero de Chile, Claudio Bravo.

"Tratamos de llegar por todos lados, pero nos topamos con un equipo que nos respetó mucho porque se metió atrás", agregó. Por su parte Sampaoli siguió con su planteo de presionar lo más arriba posible y lejos de su área para lograr la recuperación y salir rápidamente al ataque, con las endiabladas gambetas de Alexis Sánchez y el veloz atacante Eduardo Vargas.

El partido, dirigido por el árbitro Bakary Gassama de Gambia, se disputó en el Arena Corinthians de Sao Paulo ante unos 50.000 espectadores, la mayoría de nacionalidad chilena.

JOV (Reuters, dpa)

Publicidad