Un toque español en el restaurante de DW | Audiorecetas | DW | 19.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Audiorecetas

Un toque español en el restaurante de DW

Gracias a una iniciativa de la UE, jóvenes españoles y de otros países del sur de Europa vienen a Alemania a formarse y a trabajar. Ejemplo de ello es Marc Bergé, el nuevo aprendiz de cocinero en el restaurante de DW.

Escuche el audio 05:19
Now live
05:19 minutos

Un toque español en el restaurante de DW

El joven Marc Bergé, de 22 años, logró venir a Alemania hace medio año gracias al proyecto de fomento de la Unión Europea MobiPro-EU, dirigido a jóvenes interesados en ampliar su formación y jóvenes especializados sin empleo en la Unión Europea. Dentro de este marco, la Cámara de Comercio de Bonn (Industrie- und Handelskammer, o IHK por sus siglas en alemán) cooperó con la Cámara de Comercio de Barcelona para traer a jóvenes interesados en trabajar en restaurantes. “Vi la oferta de la Cámara de Comercio de Barcelona, y me interesó porque es una gran experiencia; no solo en el tema gastronómico, sino la oportunidad de estudiar en el extranjero, de conocer otra cultura, de conocer gente… Una serie de cosas que en ese momento me interesaban, y me lancé”, explica el joven.

Jürgen Hindenberg, Presidente del departamento de Formación de la IHK de Bonn, describe este proyecto de la UE como una “iniciativa modelo”. Solo en Barcelona se encontraron 125 interesados en un empleo en hostelería, la mayoría de ellos con título universitario, según Hindenberg. “Más de 100 candidatos aprobaron las pruebas del idioma”, añade. De ellos, algunos fueron a Hamburgo, y otros acabaron en Bonn. Entre ellos, Marc Bergé.

Formación en DW

DW fue uno de los organismos que apoyó la iniciativa de la IHK, y en su departamento de formación profesional se alegraron de que Marc eligiera el comedor de DW como lugar para hacer sus prácticas. El joven empezó con tres meses de trabajo en el restaurante, un período de adaptación y evaluación por parte tanto del practicante como de la empresa. Pasado este tiempo,ambas partes dieron su consentimiento para continuar con el programa. Ahora, Marc alterna su empleo en DW con sus clases de formación de cocina.

DW Kantine

El comedor de DW acoge cada día a cientos de trabajadores de DW, así como gente que trabaja en los alrededores.

El joven confiesa que a veces se siente abrumado por el estrés que supone trabajar en la cocina de un restaurante donde cada día pasan más de 1.000 comensales, en un país extranjero y en un idioma extraño. “Pero yo venía preparado para esto, y sabía que al principio no iba a ser fácil. Afortunadamente, yo antes ya había trabajado de camarero, y sabía que la hostelería era así. No me pilló de sorpresa.”

Adaptándose a la cocina alemana

Marc se siente feliz en Alemania. Le gusta el país, está contento con su trabajo, y se dedica a lo que le gusta: la cocina. Según dice, gracias a las nuevas tecnologías no se siente tan lejos de casa ni de su familia. No obstante, como buen aprendiz de cocinero, hay cosas que sí echa en falta: “De España echo de menos el aceite. Aquí lo hay, pero es más caro, y hay más tradición de usar mantequilla. Por ejemplo, hacen la verdura salteada con mantequilla, y aunque está rica, al final empacha. Por otro lado, el pan me encanta. Es genial la variedad que hay”.

El pan es, desde luego, un elemento esencial de la gastronomía alemana; no en vano, los panaderos alemanes han lanzado una petición para que el pan alemán se convierta en patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO. Marc Bergé sabe de lo que habla, y no piensa perder la oportunidad durante su formación en Alemania para probar todas las variedades que pueda. ¿El último que probó y que le gustó especialmente? “Probé el otro día un Kartoffelbrötchen, que es un panecillo hecho con una base de patata. Me lo recomendó un alemán, ¡y estaba buenísimo!”

¿Quieren comprobarlo? Aquí tienen la receta.


Kartoffelbrot – Pan de papa

Ingredientes

250 g de papas
600 g de harina de trigo
40 g de levadura
150 ml de agua templada
150 ml de leche templada
1 cucharada de sal
1 pizca de nuez moscada
Opcional: nueces, avellanas o semillas de girasol peladas

Preparación

Cocer las papas con su piel, pelarlas a continuación y triturarlas en un cuenco grande.

Añadir al cuenco la harina, levadura, leche, agua, sal, nuez moscada y, si desea, los frutos secos. Amasar bien hasta que quede todo bien mezclado. Quedará una masa blanca.

Dejar reposar al calor un rato, hasta que su tamaño se duplique.

Volver a amasar bien y dividir la masa en dos. Poner los panes al horno precalentado sobre papel de hornear durante una hora aproximadamente a 200ºC en horno eléctrico, o a fuego alto en horno a gas.

Autora: Lydia Aranda Barandiain
Editor: Enrique López

Enlaces externos

Audios y videos sobre el tema