Un paso hacia la formación de gobierno en Berlín | Alemania | DW | 12.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

Un paso hacia la formación de gobierno en Berlín

Es claro que la CDU y el SPD pueden colaborar. Pero no quieren, y eso dificulta tanto las cosas. Por eso el papel del presidente federal ha sido crucial, a juicio de Christoph Strack.

Solo tenían que ponerse de acuerdo, y lo hicieron. CDU, SPD y CSU acordaron entrar en negociaciones para formar gobierno, si es que el congreso socialdemócrata a celebrarse dentro de nueve días lo aprueba. Luego de cuatro días de mandar señales de "buen ánimo" por parte de los negociadores, se requirió un maratón de 23 horas de pláticas, inédito en la historia de las formaciones de gobierno en Alemania.

Ya se cuenta con un paquete de propuestas. Se parece más al borrador de un contrato de coalición, que al acuerdo sobre posibles cimientos de un programa común de gobierno. "Queremos renovar la cohesión social", dijo el dirigente del SPD, Martin Schulz. La canciller en funciones, Angela Merkel, califica al acuerdo como una serie de condiciones que permitirán "poder vivir bien en Alemania también dentro de diez o quince años."

Reacciones: El preacuerdo de Gobierno en Alemania lleva al euro a su máximo en tres años

Noticia: Merkel y Schulz apuran negociaciones de posible coalición

Más información: Gran Coalición: alivio en la Unión Europea

 

La misión de los partidos

En documento es claramente más extenso de lo que se esperaba. Puede verse dónde tuvo que transigir cada partido. En algunas partes hay sorpresas. "Europa" no es un tema relegado a la parte posterior, sino que sirve como introducción a tres páginas relevantes para un "resurgimiento de la política europea." Se trata de una señal importante. En comparación, la política exterior parece relegada. Pero de todos modos se menciona específicamente la prohibición de exportaciones armamentistas a países involucrados en la guerra de Yemen.

En cuanto a la política interior, destaca un "pacto para el Estado de derecho", es decir, "para la Justicia." No se contemplan aumentos de impuestos, como quería el SPD. Además, el seguro médico obligatorio, que desde hace años es un tema de discordia abierta y permanente entre los partidos, volverá a ser financiado a partes iguales por empleados y empleadores. En temas relacionados con los refugiados, llama la atención el estrecho margen en que se plantean. Para empezar, el concepto de "asilo" se negoció como parte del paquete general "inmigración". El derecho de los refugiados a reunirse con sus familias está contemplado en principio: vendrá en algún momento, pero con límites definidos.

Christoph Strack , corresponsal político de DW

Christoph Strack , corresponsal político de DW

El papel del presidente

En el último día de la negociación, fue notable el papel del presidente federal. El acuerdo de este viernes es resultado de la presión que el jefe de Estado ejerció en tiempos de gravedad política. Frank-Walter Steinmeier utilizó la ocasión de dos banquetes de Año Nuevo para lanzar advertencias a los partidos involucrados en las negociaciones exploratorias. "Todas las miradas se dirigen a los partidos y sus dirigentes", dijo el martes. "Todos se preguntan, y con justa razón, cómo puede y debe continuar la formación de gobierno." Escucharon estas palabras la dirigente cristianodemócrata Angela Merkel y muchos miembros del gabinete, así como el jefe socialdemócrata, Martin Schulz.

El jueves, insistió ante el personal diplomático: CDU, CSU y SPD tienen un compromiso no solo con el futuro de sus propios partidos, sino también una gran responsabilidad hacia Europa y la política internacional. Sonó como una clara advertencia de que Steinmeier, venga lo que venga, apostará por el Bundestag. "Quien se postula para asumir una responsabilidad política, no puede esquivarla", dijo el presidente federal hace dos meses, luego de que fracasaran las negociaciones exploratorias para una "coalición Jamaica". Esto también aplicó esta semana. Tanto para Merkel como para Schulz y Seehofer, el mensaje fue claro: tienen que ponerse de acuerdo.

Persisten obstáculos

El acuerdo en Berlín no representa más que un nuevo resultado intermedio. Si la formación de gobierno a partir de finales de septiembre es vista como una carrera de obstáculos, el acuerdo actual surgido de las negociaciones exploratorias es una valla muy pequeña en comparación con la que se espera para el 21 de enero en el congreso nacional del SPD, a celebrarse en Bonn. Si e obstáculo es superado, entonces seguirán las negociaciones formales.

La Constitución no reconoce oficialmente ni las negociaciones para formar coalición, ni las negociaciones exploratorias. El drama actual no debe continuar en las conversaciones sobre la formación de un gobierno, luego del congreso socialdemócrata. A casi cuatro meses de las elecciones federales, Alemania necesita una señal de resurgimiento. Es lo que esperan muchos ciudadanos desde hace más de cien días. Este viernes, sorpresivo en algunos aspectos, lanza una clara señal. Solo deben ponerse de acuerdo.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

DW recomienda

Publicidad