Un “brexit” duro sería “fatal”, dicen empresarios | Europa al día | DW | 13.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Un “brexit” duro sería “fatal”, dicen empresarios

Líderes empresariales europeos alertaron este lunes (13.11.2017) a la primera ministra británica, Theresa May, de los riesgos que conllevaría una salida atropellada de la Unión Europea (UE), en medio de los temores de que el Gobierno de Londres no logre acordar un plan viable para regular el "brexit".

May convocó 15 grupos empresariales de países como Italia, Francia, España, Bélgica, Suecia o Reino Unido a un encuentro en Downing Street en Londres para debatir la "importancia de mantener y desarrollar los fuertes vínculos entre los mercados europeo y británico".

Pero en lugar de ello, los asistentes aprovecharon para alertar a May de que poner fin a las negociaciones "sin un acuerdo sería fatal para la industria", como dijo a dpa Ulrich Hoppe, que encabeza la Cámara de Comercio e Industria británico-alemana.

"El peligro de un 'brexit' muy duro sigue siendo elevado", dijo por su parte a dpa Joachim Lang, de la Federación de la Industria Alemana (BDI). Esa organización, que acudió al encuentro con May, teme que las tensas negociaciones con la UE acaben sin acuerdo, lo que provocaría una salida violenta del bloque.

Muchas compañías ya han preparado planes de contingencia para el caso de que Reino Unido escenifique una salida no regulada, señaló la Confederación de la Industria Británica (CBI), que también acudió a la reunión. Otros participantes fueron BusinessEurope, el Mouvement des entreprises de France (MEDEF) o el ministro británico para el "brexit", David Davis.

Reino Unido quiere salir de la UE, incluyendo el mercado único y la unión aduanera, aunque aboga por una fase de transición de en torno a dos años una vez se efectúe la ruptura. En vista del lento avance de las negociaciones, Bruselas dio el viernes plazo de unas dos semanas a Londres para que haga concesiones. Si no hay hasta entonces un acuerdo de base en diciembre, no se comenzará, como estaba previsto, con la segunda fase de las conversaciones centradas en la configuración de las relaciones posteriores entre las dos partes.

Entonces, el tiempo sería muy limitado para alcanzar un acuerdo que regulara la salida de Londres del bloque y sin ese acuerdo, Reino Unido protagonizaría una salida no regulada de la UE en marzo de 2019. Los temas más espinosos que Bruselas quiere solucionar de inmediato se refieren a las obligaciones financieras adquiridas por Reino Unido tras más de 40 años de formar parte de la UE, al futuro estatus de la frontera que separa Irlanda de Irlanda del Norte y a las garantías para los millones de ciudadanos europeos que viven en Reino Unido. (dpa)

DW recomienda

Publicidad