Un año de Lenin Moreno: presidente, a pesar, y gracias a Correa | América Latina | DW | 17.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Un año de Lenin Moreno: presidente, a pesar, y gracias a Correa

Este 24 de mayo Lenin Moreno cumple un año como presidente del Ecuador. Los avances en la restauración de la democracia y la transparencia económica son loables, pero aún Ecuador no ha superado el autoritarismo.

El presidente de Ecuador Lenin Moreno y el expresidente Rafael Correa el 24 de mayo de 2017.

El presidente de Ecuador Lenin Moreno y el expresidente Rafael Correa el 24 de mayo de 2017.

Gracias a Rafael Correa hay Lenin Moreno, y gracias a Moreno no habrá más Correa. Esta parece ser la síntesis más importante para la mayoría de los ecuatorianos. "Sin Correa, es imposible analizar la figura y gestión de Moreno”, advierte el analista ecuatoriano José Hernández, cofundador del portal "4pelagatos", el sitio de análisis con mayor tráfico del Ecuador, gracias a su independencia, pero también a su irreverencia.

Sea como sea, el balance de un año de administración de Lenin Moreno es más positivo que negativo. "Ecuador está mejor”, reconoce José Hernández, quien fuera editor general del diario El Comercio, y apunta que con Lenin Moreno, "Ecuador se salvó de entrar en la senda venezolana. Reconocerlo es deber de cualquier demócrata que padeció la década correísta”, es la convicción de José Hernández, quien cree que, gracias a este giro, "Lenin Moreno estará en los libros de Historia”.

La revolución viene por dentro

La paradoja de la democracia en Ecuador se podría explicar con el siguiente caso: tras 50 años de "promover los principios democráticos” en Ecuador, la Fundación Konrad Adenauer (KAS), cercana al partido cristiano-demócrata alemán (CDU), tuvo que salir del país en 2014 por falta de garantías.

Con el argumento de proteger a Ecuador de presuntas "revueltas maquinadas desde el exterior”, el gobierno de Correa obstaculizó y persiguió el trabajo de las ONGs y fundaciones internacionales. Pero la tan temida revuelta no vino del exterior sino desde las mismas entrañas de su partido y gobierno: fue Lenin Moreno, su vicepresidente por seis años, el que echó por tierra la estrategia de Correa de prestar el poder en 2017 para recuperarlo en 2021, "así como Putin lo ha hecho con Médvedev”, reseña Hernández.

Hoy, por varias razones, "Ecuador está indudablemente mejor que hace un año”, agrega en entrevista con DW: primero, porque el mismo Gobierno ha revelado las cifras reales de la difícil situación económica de Ecuador. "Lo que demuestra que Correa no era el gran economista que le hizo hacer creer a la nación ecuatoriana”, concluye el analista.

Segundo: porque "el sistema autoritario de Correa está siendo desmontado, como los aparatos de propaganda”, prosigue, e indica que prueba de ello es que este 18 de mayo el presidente de Ecuador envía a la Asamblea Nacional una Nueva Ley de Comunicación. "Con dicha ley, Lenin Moreno suspende uno de los organismos de represión y violencia usados por Correa contra la prensa: la Superintendencia de Comunicación”.

Transparencia de las cifras económicas y restauración paulatina de la libertad de prensa están propiciando un cierto alivio entre los ecuatorianos, la prensa y la industria. Estos son, sin duda, dos avances bajo el gobierno del presidente Moreno. Hernández destaca además que "ya no hay las cadenas (transmisiones diarias en los medios) llenas de violencia verbal en las que Correa atacaba a sus críticos u opositores; así como ya no hay las "sabatinas” o "Enlaces Ciudadanos” que eran arengas y diatribas de varias horas de duración a lo Fidel Castro, Chávez o Maduro, en las que Correa daba órdenes a fiscales, jueces y la Asamblea, se burlaba de la prensa y rompía periódicos en vivo”. Todo esto difundido por los 30 más grandes medios, en poder del Gobierno de Correa.

Tres tareas prioritarias

¿Pero se puede decir que Ecuador ha aprendido la lección tras ese paso por el autoritarismo? Para José Hernández esta es una pregunta difícil de responder. "En todo caso, el país está más sereno y el pueblo apoya la labor del Consejo de Participación Ciudadana Transitorio”. Este evaluará los organismos del correísmo y, si es necesario, despedirá a sus miembros.

"Esto permite concluir que el país se dio cuenta de lo que estaba pasando, pero uno de los errores de Lenin Moreno y la oposición es creer que con la mera ausencia de Correa la lección ha quedado aprendida y que el electorado ha desechado el populismo y los políticos han superado el caudillismo”, teme Hernández, Y advierte que en "Ecuador hay mucha tarea por hacer por las élites, la prensa y los demócratas convencidos”.

Lenin Moreno tiene ahora tres tareas prioritarias, según Hernández: "Recomponer la economía, después de 10 años de derroche, regresar las instituciones ecuatorianas al cause democrático y enfrentar el narcotráfico, que, hasta ahora, la sociedad ecuatoriana consideraba solo un problema de Colombia y Perú”.

José Ospina-Valencia (er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda