UE y Reino Unido inician su partida de póker | Europa | DW | 03.02.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

UE y Reino Unido inician su partida de póker

Tres días después del “brexit”, vuelven al primer plano las diferencias entre la UE y el Reino Unido. Sobre todo, en torno al acuerdo de libre comercio. Unos insisten en las reglas y los otros las rechazan.

El hecho de que la Unión Europea insista en tener las mismas reglas del juego en las futuras relaciones con el Reino Unido, no debería ser una "sorpresa" para los británicos, dijo el negociador comunitario de la UE, Michel Barnier, en Bruselas. Este recomendó al primer ministro británico, Boris Johnson, que echase un vistazo a la declaración política conjunta entre la UE y el Reino Unido de octubre de 2019. En la cláusula 17 se establece que ambas partes se esforzarán por lograr un acuerdo comercial en igualdad de condiciones. Barnier dijo que cuanto más se ajustara el gobierno británico a las normas europeas, más estrecha sería su relación económica.

Según el negociador comunitario, si los británicos no quieren tener que ver con el mercado único europeo y sus normas ni con la unión aduanera, es asunto suyo. Obviamente, en las negociaciones para alcanzar un acuerdo de libre comercio, que comienzan en unas pocas semanas, no se trata de que se produzca un acercamiento sino lo contrario. "Gran Bretaña no podrá en el futuro estar tan cerca de la UE, como cuando fue miembro de la UE", afirmó Barnier en la presentación del plan para las conversaciones con el Reino Unido.

Johnson rechaza reglas fijas

Casi al mismo tiempo, el primer ministro británico, Boris Johnson, describió en Londres su estrategia de negociación ante representantes de empresas y medios de comunicación. Johnson rechazó la solicitud de Bruselas de reglas parejas y fijadas contractualmente que rijan las relaciones económicas. El primer ministro argumentó que tal acuerdo no era necesario, porque el Reino Unido era de todos modos mejor que la UE en términos de protección ambiental, seguridad de productos y derechos de los trabajadores. "No necesitamos un nuevo pacto", dijo. Él quiere un acuerdo de libre comercio basado en el CETA, que firmaron la UE y Canadá. 

La Comisión de la UE señaló que en el acuerdo con Canadá no aparecen ni servicios bancarios ni financieros. Sin embargo, estos servicios representan alrededor del 80 por ciento de las "exportaciones" británicas a la Unión Europea. El reconocimiento automático de los productos financieros británicos en todos los países de la UE, el llamado "passporting" dejaría de existir con un acuerdo como el CETA. El impacto en el centro financiero de Londres sería incierto.

"Nuestra economía está floreciendo y prosperando y seguirá así", contestó el británico a una periodista en la rueda de prensa. El primer ministro recordó las raíces británicas como una gran nación de navegantes. "Emprendemos un largo viaje que muchos no nos vieron capaces de hacer", dijo Johnson.

Michel Barnier, negociador comunitario.

Michel Barnier, negociador comunitario, presentando el mandato de negociaciones de la UE en Bruselas.

Posible salida sin acuerdo comercial

Si no se llega a un acuerdo con el Reino Unido antes del 31 de diciembre de 2020, el final del período de transición, se aplicarán aranceles para 2021 y se introducirán controles. La UE cree que el tiempo para las negociaciones es extremadamente corto. Según un cronograma presentado por Barnier, solo se han planeado dos grandes rondas de negociaciones. Los resultados deberían estar disponibles en octubre para que puedan plasmarse en un tratado antes de fin de año y sean aprobados por los distintos organismos de la UE.

Además de un acuerdo de libre comercio, la UE también está luchando por un acuerdo sobre la cooperación futura en política exterior y de seguridad. La intención es que las autoridades policiales y los servicios secretos continúen trabajando juntos e intercambiando datos. La UE y Gran Bretaña deberían seguir actuando unidos también en lo tocante a la aplicación de sanciones contra Rusia, Irán u otros países. El primer ministro británico habló igualmente en su discurso a favor de la cooperación en política exterior.

El primer ministro Boris Johnson.

El primer ministro británico, Boris Johnson, está a favor de un acuerdo como el CETA.

Otro tema para negociar, la pesca

En verano se negociará un acuerdo de pesca que regulará el acceso a las aguas británicas a partir de 2021. Los pescadores franceses, belgas y holandeses quieren continuar echando sus redes en las aguas, ricas en peces, alrededor de las islas británicas. El primer ministro Johnson quiere que los barcos de pesca británicos tengan prioridad y el "control" de sus aguas costeras.

Sin embargo, hasta ahora la captura de los pescadores británicos se ha vendido principalmente en la UE, por lo que el acceso al mercado sería decisivo en el futuro. En términos de volumen, la pesca es bastante insignificante en las relaciones comerciales entre la UE y Gran Bretaña, pero el tema es políticamente explosivo, según la Comisión de la UE. 

Negociaciones en marzo

La primera ronda de negociaciones entre los 27 países de la UE y el Reino Unido está programada para principios de marzo. "Queremos seguir siendo socios y negociar con buenas intenciones y de manera transparente", dijo Barnier. A diferencia de otras negociaciones comerciales, todos los documentos sobre el progreso de estas con el Reino Unido se publicarán regularmente. 

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda