UE-Colombia: incertidumbre por la paz | Colombia en DW | DW | 11.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Colombia

UE-Colombia: incertidumbre por la paz

“No queremos que el pasado de Colombia sea su futuro”, dijo a DW la diputada electa María José Pizarro. A la eurocámara ha traído su preocupación por el futuro de los acuerdos de paz. Bruselas no tiene oídos sordos.

Belgien Demo gegen Gewalt in Kolumbien, Brüssel (DW/Mirra Banchon)

Manifestación en Bruselas por la nueva ola de violencia en Colombia, julio 6 de 2018

El acuerdo de paz se firmó en 2016 y desde ese momento 311 líderes sociales han sido asesinados en Colombia. "El problema del asesinato de los líderes sociales es histórico en el país”, dice a DW María José Pizarro. Su padre, Carlos Pizarro Leongómez, fue asesinado en abril de 1990, cuando ella tenía doce años. Fue tres meses después de la firma de un acuerdo de paz y siendo candidato a la presidencia.

Este es un momento en que la incertidumbre por el rumbo que tome la implementación de los acuerdos de La Habana bajo el gobierno de Iván Duque, que hizo campaña oponiéndose a ellos o, cuando menos anunciando que los modificaría. "Hablamos desde la desconfianza”, subraya Pizarro, congresista electa que formará parte de la oposición  en la Cámara colombiana. Si bien los acuerdos están anclados en la Constitución, poner el pie en el freno de su implementación, vaciarlos de contenido o de recursos –para la Justicia Especial para la Paz, por ejemplo- sería también acabar con ellos.

Décadas esperando

"Yo llevo 28 años esperando que se aclaren los hechos y que la sociedad y yo conozcamos el por qué nuestros padres y madres fueron asesinados. Si el país no conoce la verdad, si el país no tiene justicia, difícilmente va a poder materializar el deseo de la sociedad colombiana: paz sostenible y duradera”, dice Pizarro en Bruselas, en donde su preocupación es compartida. Y ha llegado a la subcomisión de derechos humanos del Parlamento Europeo.

Maria José Pizarro, zukünftige Abgeordnete in Kolumbien (DW/Mirra Banchon)

María José Pizarro, diputada electa colombiana

Sólo desde el día de las elecciones van ya 15 líderes asesinados, informa a la eurocámara, desde Bogotá, Carlos Guevara; de la organización "Somos Defensores”. Se teme que no sea sólo un retroceso sino el inicio de por lo menos 50 años más de conflicto y violencia. 

A esta situación, reconocida como crisis por autoridades colombianas, la respuesta gubernamental han sido medidas de protección para los líderes sociales y alertas tempranas. Alejándose claramente de la impunidad del 90% que reinaba en el país, según fuentes oficiales, en este último tiempo se han esclarecido casi el 50% de los asesinatos, por lo menos en cuanto a autor material se refiere.

¿Un avance? "Por la historia que tenemos, nuestra confianza en la justicia colombiana no es inmensa. Sabemos que Colombia promulga leyes pioneras, pero luego su cumplimiento queda en el aire. En este momento existe el riesgo de dejar pasar la oportunidad de romper con la impunidad histórica del país, pues el presidente electo propone unificar las Cortes y que la Justicia Especial para la Paz en realidad no tenga autonomía”, sigue Pizarro que, antes de incursionar en la política, fue directiva del Centro Nacional de Memoria Histórica.

"Nuestros padres fueron torturados, desaparecidos, asesinados. Nosotros mismos hemos sido niños perseguidos, botines de guerra”, cuenta la ahora diputada que en cinco ocasiones buscó, junto con su familia, la protección del exilio.

Apoyo europeo, sí pero cómo

Desde las instituciones de la Unión Europea, que apoya pacificación del país desde hace 20 años, se afirma que el compromiso con la paz de Colombia seguirá. Tanto desde su delegación en el país, que sigue de cerca los acontecimientos, como desde las embajadas de sus países miembro se ha puesto de manifiesto la preocupación.

En cualquier caso, desde la eurocámara se prepara un grupo de trabajo que siga de cerca la implementación del acuerdo. "La protección de las víctimas, el control de los territorios antes ocupados por las FARC, la recuperación de las tierras y el desarrollo rural son los mayores retos del país en este momento”, opina Izaskun Bilbao, eurodiputada que integró la misión electoral enviada a Colombia. "Que se implemente y se cumpla con la columna vertebral de los acuerdos, que es la Justicia Especial para la Paz, es el mayor reto en este momento”, afirma Ana Miranda, que también integró la delegación.

Kolumbien Bogota Mahnwache für Getötete (picture-alliance/AP Images/F. Vergara)

Manifestación en Bogotá por la nueva ola de violencia, julio 6 de 2018

"La UE tiene la responsabilidad de dar seguimiento a la ejecución de los recursos que ha puesto a disposición. Debe hacer veeduría de que vayan de verdad a la justicia, a la búsqueda de desaparecidos, a cumplir con los estándares de memoria, reparación y garantías de no repetición”, sigue Pizarro.

"Para no volver a dinámicas violentas, la paz con justicia social es la única garantía. La UE, que fue un garante de esos acuerdos, debe ser aliada de su implementación. Somos una generación forjada en los años más duros de la guerra. No queremos que el pasado de Colombia sea su futuro y para ello necesitamos apoyo”, concluye.

 

DW recomienda