UE-África: en busca de soluciones conjuntas | El Mundo | DW | 27.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

UE-África: en busca de soluciones conjuntas

Desde que un número cada vez mayor de emigrantes africanos cruza el Mediterráneo, la Unión Europea busca estrategias para detener el flujo. Entre ellas se cuenta también una nueva forma de cooperación.

Brüssel EU-Parlament | EU-Afrika-Treffen (European Union 2017 - Source : EP)

El presidente de la República Centroafricana y el presidente del Parlamento Europeo, en Bruselas.

Hace dos años, los jefes de Gobierno europeos y africanos se reunieron en Malta para conversar, sobre todo, acerca de cómo frenar la migración. De las promesas de entonces, solo algunas se cumplieron. Y eso vale para ambas partes. Ahora, en la cumbre de Abidján, se hablará de nuevas formas de cooperación. Europeos y africanos tienen objetivos diferentes. Se estima que la población de África se duplicará hasta 2050 y los europeos quieren frenar el flujo de inmigrantes  fortaleciendo el desarrollo y mejorando la cooperación con los países de origen. Los africanos, por su parte, exigen una política que los trate como iguales y los reconozca como socios.

Lea también:

UE: Antonio Tajani propone un "plan Marshall" para África

Opinión: la UE cierra sus puertas a África

"Creo que debemos resolver nuestros problemas mancomunadamente”, afirmó Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, en entrevista con DW. Indicó que la migración "es un problema para ambas partes”, al igual que el terrorismo, el desempleo juvenil y las consecuencias del cambio climático. Tanto europeos como africanos se ven afectados y se proponen buscar soluciones reales.

Plan Marshall para África

La juventud estará en el centro de las conversaciones de Abidján. "África debe poder garantizar un futuro a sus jóvenes”, afirmó el presidente de la Eurocámara. A su juicio, se requiere un Plan Marshall, como ya se discutió tras la última cumbre del G20. Europa sigue siendo la que más ayuda al desarrollo aporta: cerca de 20 mil millones de euros el año pasado. Al mismo tiempo, los Estados africanos reciben cerca de 21 mil millones de euros en remesas que envían los emigrantes a sus países de origen. Esa es una de las razones por las que algunos países se resisten a recibirlos de regreso.

Las inversiones directas de la UE en África son en cambio relativamente modestas y se elevan a unos 32 mil millones de euros. Los africanos esperan más. El jefe del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer, está diseñando un plan para crear un banco especial para África, en el que se pueda concentrar los créditos y garantías para proyectos en dicho continente. Pero aún no se sabe cuánto tardará en tomar forma ni de cuánto dinero dispondría.

Valores democráticos

Denis Mukwege

Denis Mukwege

Pero no todo es cuestión de dinero. Las relaciones entre África y Europa deben basarse en valores, a juicio de Denis Mukwege, médico y activista del Congo. "Con una ayuda al desarrollo sin condiciones, se extiende una alfombra roja a los dictadores”, señaló en entrevista con DW.

Mukwege se hizo famoso por su trabajo a favor de las mujeres que han sido víctimas de la violencia en el Congo. En su opinión, muchos de los problemas del continente no se deben  a la falta de recursos, sino a los malos gobiernos. Además, considera que la paz y el desarrollo solo se pueden lograr sobre la base de la democracia y el buen gobierno.

Grandes expectativas

"La visión ha cambiado, ahora se quiere trabajar conjuntamente con los representantes africanos. Se trata del surgimiento de una verdadera asociación”, explicó a DW el presidente de la República Centroafricana. Hizo notar que la emigración de los jóvenes está directamente relacionada con la falta de desarrollo.

El gobernante africano se propone atraer inversiones extranjeras directas, aunque reconoce que para ello deben mejorar las condiciones. Las esperanzas que los africanos cifran en la cumbre de Abidján son grandes, pero no tanto el entusiasmo europeo por invertir cifras millonarias en países inseguros.

DW recomienda

Publicidad