Turquía moderniza a pasos de gigante la gestión de residuos | Global Ideas | DW | 29.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

Turquía moderniza a pasos de gigante la gestión de residuos

Los vertederos incontrolados generan grandes cantidades de metano. Algo que aún sucede en muchos lugares de Turquía. El país quiere acceder a la UE, por lo que ha comenzado a explorar nuevas vías en gestión de residuos.

default

Modernas instalaciones para el tratamiento y reciclaje de residuos cambian el panorama en Turquía.

Buscar en Turquía montañas de basura como las que se acumulan en las calles de Nápoles es una tarea inútil. Allí, los camiones de la basura municipales son, en la mayoría de los casos, muy modernos. Circulan regularmente y retiran los residuos que los ciudadanos turcos depositan en los cubos de basura. Sin embargo, a las afueras de las ciudades y pueblos, el hedor que generan los desechos acumulados en numerosos vertederos incontrolados se eleva hacia el cielo. En un plan maestro en materia medioambiental elaborado para el periodo 2007-2009, el Ministerio de Medio Ambiente turco constató lo siguiente: "en Turquía, la eliminación de residuos incontrolada e insegura forma parte del día a día". Lo que supone un "gran riesgo" para el medio ambiente y para la salud de la población, dado que, a menudo, los vertederos incontrolados se encuentran ubicados cerca de zonas habitadas.

Más vertederos modernos

Kinder auf einer Müllhalde, Türkei

Vertederos incontrolados: un paisaje que tiende a desaparecer en Turquía.

Hace tiempo, pues, que el gobierno turco identificó el problema. Y desde hace ya varios años trabaja también para reducir dicho riesgo para las personas y para el entorno. Decretando, por ejemplo, una reforma de la gestión de residuos del país que elevó a 3.000 el número de vertederos controlados. Una cifra que prácticamente coincide con el número de ayuntamientos existentes en Turquía. Por regla general, son las autoridades locales las que ostentan la competencia en materia de recogida de basuras. A principios de la década de los 90 del siglo pasado, el país tan sólo contaba con noventa vertederos controlados para sus más de 70 millones de habitantes.

Impulso exterior

La reforma de la gestión de residuos ha sido impulsada, en parte, por la presión recibida desde el exterior. Tanto desde la Unión Europea -a la que Turquía pretende ingresar- como desde la Organización de Naciones Unidas. Según cálculos del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por las siglas en inglés), las montañas de residuos existentes en todo el mundo son responsables de entre el 3% y el 5% del total de gases de efecto invernadero generados por el hombre. A modo de comparación: el tráfico marítimo y aéreo contribuyen a generar, cada uno de ellos, alrededor del 3% del total de gases de efecto invernadero. El peligro de los vertederos para el medio ambiente reside en el gas metano que generan, 25 veces más nocivo para el clima que el dióxido de carbono. Es por ello que el UNEP reclama, sobre todo a países emergentes como Turquía, que combatan también el cambio climático a través de un moderno tratamiento y reciclaje de residuos.

Müllverwertungsanlage in Adana, Türkei

Separación de residuos en el nuevo vertedero de Adana, en el sureste del país.

Directiva europea

La Comisión Europea aprobó en 2005 una ambiciosa Directiva sobre vertederos con el objetivo de reducir de forma substancial las emisiones de gases de efecto invernadero. La normativa instaba a los estados miembros a reducir en dos terceras partes la cantidad de residuos depositados hasta el año 2016. Tomando como referencia para establecer las cuotas a reducir el año 1995 u otro anterior del cual la Oficina Europea de Estadística dispusiera de datos homogéneos.

Separación de residuos

Turquía aún no está preparada para cumplir con dicho objetivo. Para el país, el simple hecho de que cada vez se acumulen menos residuos sin clasificar y de forma incontrolada en montañas de basura ya es todo un éxito. El volumen de desechos que acaban en vertederos controlados es cada vez mayor, lo que genera -según datos de la Oficina de Estadísticas turca- un margen cada vez mayor para la recuperación de materiales reciclables. Según figura en las últimas estadísticas disponibles sobre vertederos controlados (correspondientes al año 2008), alrededor del 14% de los residuos llegados a dichos vertederos son clasificados y enviados a otro lugar para su posterior reciclaje. Algo que afecta, sobre todo, a papel, cartón, plásticos, caucho, vidrio y metal.

Modélico: Denizli

die neue Deponie in Denizli, Türkei

En Denizli se recoge el gas metano para eliminarlo en una planta incineradora.

En Turquía todavía no tiene lugar un aprovechamiento o una eliminación generalizadas del gas metano liberado a la atmósfera. Pero también en este ámbito, son cada vez más los ayuntamientos turcos que llevan a cabo progresos. Algunos reciben para ello ayudas por parte de la Unión Europea o también del alemán Instituto de Crédito para la Reconstrucción (KfW, por las siglas en alemán), como por ejemplo las ciudades de Adana -en el sureste del país- y Denizli -en el suroeste-. En el nuevo vertedero de Denizli, el gas metano es absorbido y eliminado en una planta incineradora. De esta manera, y según datos del KfW, de media se evita la emisión de 150.000 toneladas anuales de los denominados equivalentes de CO2.

Junto a los habitantes de Denizli, trece otras comunidades de los alrededores, con una población total de unas 120.000 personas, se benefician también del funcionamiento del nuevo vertedero. La conclusión del KfW: "Denizli ha conseguido controlar sus residuos. La ciudad es ahora más limpia y habitable. Un ejemplo que puede servir de modelo para otros".

Autor: Martin Schrader
Redacción: Emili Vinagre

Audios y videos sobre el tema