Turquía: “Europa no debe quedarse con los brazos cruzados” | Europa | DW | 22.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Turquía: “Europa no debe quedarse con los brazos cruzados”

La violencia contra civiles en Turquía es motivo para que las negociaciones entre la UE y Ankara sean congeladas, pide la europarlamentaria Renate Sommer en entrevista con DW.

Deutsche Welle: El Parlamento Europeo ha condenado la violencia estatal contra los manifestantes en Turquía. La presidencia irlandesa de la UE probablemente detendrá este miércoles las conversaciones sobre el ingreso de Turquía en la UE. ¿Una decisión correcta?

Renate Sommer:
Sí, porque tenemos que ser consecuentes. Si continuáramos las negociaciones sería una señal de aceptación de la conducta del primer ministro turco Recey Tayyip Erdogan. La situación es tan grave que no nos podemos quedar con los brazos cruzados. La UE tiene que emitir una clara señal de rechazo a la violencia contra los civiles.

Lo cierto es que las conversaciones con Turquía no avanzan desde hace dos años. Sólo se han tocado temas no sensibles y ninguno ha sido cerrado porque Ankara se rehúsa a reconocer a Chipre, miembro de la UE. ¿Llegó la hora de decidirse?

Si bien las negociaciones debieran “congelarse”, no debieran “interrumpirse”. Una cancelación definitiva sería utilizada por Erdogan para alejarse de Europa. La forma como está gobernando Erdogan no es nada europea, pero no debiéramos cerrarle las puertas.

Renate Sommer Europaabgeordnete

Renate Sommer, europarlamentaria.

Si la UE cortara los vínculos con Turquía, ¿en qué otra forma podría influir?

Existen caminos financieros para ejercer alguna influencia política. Pero ahora se confirma lo que siempre he creído: que Turquía no debiera ser admitida en la UE. Mi partido, el cristianodemócrata alemán, ofrece una plataforma para una “sociedad privilegiada” con Turquía y ese cometido sigue en pie. Esa cercanía le podría permitir a Ankara participar en programas de ayuda de la UE.

¿No le hace la UE el juego a quienes, de ninguna manera, quieren un acercamiento a Turquía?

No creo. La UE sigue siendo interesante para Turquía, así Erdogan lo niegue. El auge económico empieza a debilitarse. Mucho se ha hecho a crédito. También a Turquía debiera interesarle la cooperación mutua, Alemania es su mayor socio económico.

La situación ha llegado a un punto muerto. ¿Qué se puede hacer desde el mismo Parlamento Europeo?

La próxima semana tendremos una reunión del grupo parlamentario Europa-Turquía a la que también está invitado el ministro turco para Asuntos Europeos. Y seguro que entre los parlamentarios europeos de origen turco hay algunos que no están contentos con la situación en Turquía.

Autor: Bernd Riegert / JOV
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda

Publicidad