Turquía descarta una intervención unilateral en Kobane | El Mundo | DW | 09.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Turquía descarta una intervención unilateral en Kobane

Su ministro de Exteriores, tras reunirse con el secretario general de la OTAN, admite que los ataques aéreos no son suficientes. La comunidad kurdo-turca pide que se apoye al menos a la milicia local bajo asedio del EI.

Turquía no está dispuesta a actuar con tropas terrestres en solitario en Siria contra la milicia extremista Estado Islámico (EI), pese a la amenaza de la inminente caída de la ciudad de Kobane, habitada mayoritariamente por kurdos.

"Que Turquía asuma en solitario una operación terrestre no es un enfoque realista", dijo el ministro de Exteriores del país, Mevlüt Cavusoglu, tras un encuentro hoy en Ankara con el nuevo secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. La alianza internacional contra el EI tiene que acordar una amplia estrategia común, indicó.

Stoltenberg dijo que Turquía es un importante socio de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y que el EI no solo es una amenaza para Siria e Irak, sino para la región y los países de la alianza. "La OTAN está dispuesta a apoyar a todos los aliados a defender su seguridad", señaló, y recordó el despliegue de misiles Patriot en Turquía para protegerse de ataques desde Siria. "La OTAN cumple con su papel".

Presión interna

En Turquía, el número de muertos en las manifestaciones kurdas para pedir la protección de Kobane asciende a 22, según informa hoy la agencia DHA. Muchas de las víctimas murieron en enfrentamientos entre islamistas y simpatizantes del prohibido Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el sudeste del país, donde hay un gran porcentaje de población kurda.

En la tarde del miércoles el gobierno había hablado de 19 muertos, y esta última noche fue bastante más tranquila que la anterior, aunque hubo disturbios en numerosas ciudades y distritos. Las autoridades habían decretado un toque de queda en varias provincias.

Los líderes los kurdos en Turquía, por su parte, hicieron hoy un llamamiento al Gobierno: "Turquía debería mantenerse fuera de la guerra en Siria. Una intervención terrestre no ayudaría. Lo que hay que hacer es apoyar a los locales", dijo en referencia a las milicias kurdas del norte de Siria el copresidente del Partido Democrático de los Pueblos, cuarta fuerza del Parlamento, Selahattin Demirtas. Él propuso al gobierno de Cavusoglu trabajar "mano a mano" con los kurdos de Turquía para salvar Kobane.

"Nunca nos hemos mantenido al margen"

Cavusoglu rechazó las acusaciones que apuntan a que Turquía no se compromete lo suficiente en la lucha contra EI. "Nunca nos hemos mantenido al margen", añadió. Y reiteró el pedido turco de que se cree una zona de protección y prohibición de vuelo en Siria. Sin embargo, Stoltenberg apuntó que por ahora no se debate en el seno de la OTAN la creación esa zona tapón.

El ministro Cavusoglu subrayó también que la caída del régimen del presidente sirio Bashar al Assad tiene que formar parte de la estrategia internacional contra el EI. Mientras ese gobierno siga en el poder no acabarán las masacres y el derramamiento de sangre en Siria, consideró, y pidió más apoyo para los rebeldes moderados del Ejército Sirio Libre.

Necesidad de fuerzas terrestres

Cavusoglu también dijo que su gobierno apoya los bombardeos aéreos de Estados Unidos y sus aliados contra el EI. Pero añadió que a lo sumo servirán para frenar a los yihadistas. "No se puede cambiar el equilibrio de fuerzas en la región con esos ataques aéreos". Por eso tienen que analizarse todas las opciones en la lucha internacional contra el EI, inclusive operaciones terrestres.

Stoltenberg elogió asimismo los bombardeos, así como el mandato del Parlamento turco al gobierno, que lo autoriza durante un año a enviar soldados contra los terroristas en Siria e Irak. El ministro turco subrayó que su país seguirá enviando ayuda humanitaria y señaló que desde mediados de septiembre han huido a Turquía más de 200.000 personas desde la región a Kobane.

LGC (dpa / EFE)

Publicidad