Trump: otra vez en campaña y con perspectivas de victoria | El Mundo | DW | 19.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Trump: otra vez en campaña y con perspectivas de victoria

La confianza de Trump en su victoria no debería sorprender. Puede que él niegue la realidad y califique su mandato como un éxito, pero sería demasiado iluso creer que dejará pronto la Casa Blanca, cree Nancy Isenson.

Muchos esperaban que Donald Trump dejase vacante su puesto en la Casa Blanca. Sin embargo, sigue anunciando sus intenciones de lograr su segundo mandato como presidente de Estados Unidos. Cuando asumió el cargo por primera vez en 2016, algunos tenían la esperanza de que solo sería cuestión de tiempo hasta su renuncia. La tarea de presidente es más difícil que cualquier otra cosa que haya hecho en su confortable vida. Seguramente preferiría ver Fox  News, insultar a celebridades por Twitter o pasar sus días jugando al golf.

Cuando ya se vio que no iba a renunciar, muchos creyeron que sería destituido de su cargo. Independientemente de si al final obstruyó la investigación sobre su campaña o alentó a Rusia a piratear el servidor de sus rivales, a Trump no se le ha juzgado ni por delitos graves ni por delitos menores. Su destitución es tarea del Senado. Y como la cámara está controlada por republicanos, no les interesa atacar al líder de su propio partido.

Nancy Isenson, de DW.

Nancy Isenson, de DW.

Como no fue destituido, muchos esperaban que la economía hiciese esa tárea. Desde el inicio de su mandato, los economistas auguraban una época negra para la economía. A veces la punta del iceberg eran las bajadas de impuestos. Otras, los fuertes aranceles o el aumento del gasto público, que provocó una subida de la deuda nacional de dos billones de dólares hasta este momento. Puede que los economistas tengan razón a largo plazo. Sin embargo, por ahora la economía está en buen momento y el desempleo está en torno a un 3,6%, el mínimo en un periodo de casi 50 años.

Al límite del cargo

Además de la economía, Trump tiene la ventaja de que los presidentes de Estados Unidos casi siempre vuelven a ser reelegidos. Solo cuatro fueron rechazados para su segundo mandato durante todo el siglo pasado. Y aunque algunos estadounidenses estén consternados por su admiración por Vladirmir Putin o por su defensa de los supremacistas blancos, la realidad es que muchos están simplemente demasiado ocupados con sus vidas como para dedicar demasiada atención a la política.

No se puede hacer responsable al presidente de que una madre soltera de Milwaukee tenga que tener dos trabajos para mantener su casa y sus hijos. Y, como estadounidenses, se nos ha educado para creer que nuestro país es el más grande del mundo. Muchos ni siquiera viajan al extranjero para comprobar si es cierto o no, y solo el 42% de los ciudadanos estadounidenses tiene pasaporte.

Tampoco tenemos las herramientas necesarias para afrontar la idea de que haya otro lugar  mejor que Estados Unidos. Durante años los republicanos socavaron la educación pública, considerándola como una partida presupuestaria cara y un derroche que hay que recortar, en lugar de invertir en el futuro. En los rankings internacionales, los estudiantes de EE.UU. están detrás de otros países en temas como literatura, ciencias o matemáticas.

En los Estados Unidos de hoy, claramente divididos en distintos frentes, conseguir información imparcial y objetiva requiere tiempo y determinación.  Y si esa mujer de Milwaukee tiene derecho a voto: ¿Quién dice que tenga la capacidad suficiente para distinguir entre noticias falsas o hechos, o que sepa entender el desafío al que se enfrenta antes de emitir su voto? 

Sin confianza en las encuestas

Ante tal situación, sería imprudente suponer que Trump no vaya a ser reelegido. No podemos dejarnos engañar por sondeos que dicen que solo un 44% apoya su trabajo como presidente. Las encuestas son poco fiables y no pueden predecir qué sucederá en los más de 500 días que quedan hasta las elecciones presidenciales de 2020.

Sin embargo, en  noviembre del año pasado acertaron. Las elecciones de medio mandato devolvieron el control de la Cámara de Representantes a los demócratas, sorprendiendo incluso a escépticos como yo, que creen que el declive de Estados Unidos avanza cada vez más rápido. Por lo tanto, todos aquellos que aún tienen esperanza, todavía no deberían empezar a desesperarse.

(jag/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda