Tribunal del Mar inicia audiencia por barco de Greenpeace | El Mundo | DW | 06.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tribunal del Mar inicia audiencia por barco de Greenpeace

El Tribunal Internacional del Mar comenzó a tratar la demanda de Holanda para que Rusia libere un barco de Greenpeace y a 30 activistas detenidos desde septiembre, entre ellos dos argentinos y una brasileña.

Ver el video 01:25
Now live
01:25 minutos

El caso de Greenpeace

Rusia desconoce la autoridad del Tribunal Internacional del Mar, con sede en Hamburgo, y no participó en la primera audiencia para boicotear el proceso. Liesbeth Lijnzaad, representante de Holanda, instó a la corte a tratar el caso pese a la ausencia rusa. Se espera que los magistrados se pronuncien dentro de dos semanas.

En 1997, Rusia sólo ratificó parcialmente el Tratado sobre el Derecho del Mar de las Naciones Unidas, según explicó recientemente Moscú, puntualizando que en aquel entonces había subrayado que no reconoce decisiones que restrinjan la soberanía nacional rusa. El gobierno holandés, alega que la cláusula de exención mencionada por Moscú "no es aplicable" en este caso. Greenpeace también argumentó que el Tratado sobre el Derecho del Mar sólo permite la aplicación de la cláusula de exención cuando se trata de disputas relacionadas con la pesca y la investigación científica marina.

La captura del “Artic Sunrise”

Holanda acudió al tribunal para reclamar que Moscú libere el barco "Artic Sunrise", de bandera holandesa, abordado por las fuerzas de seguridad rusas el 19 de septiembre en el Ártico, cuando protestaba contra las perforaciones petroleras en la zona.

El barco quedó en poder de Rusia junto con 28 activistas de Greenpeace, entre ellos los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi y la brasileña Ana Paula Maciel. También fueron detenidos dos periodistas que los acompañaban.

Los 30 se encuentran en prisión preventiva en Murmansk a la espera de un juicio, probablemente por cargos de vandalismo después de que las autoridades rusas descartaran los de piratería. La pena máxima podría elevarse a siete años.

er (dpa, ap)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad