Tras perder el referendo, Alex Salmond anuncia su retirada | Europa | DW | 19.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Tras perder el referendo, Alex Salmond anuncia su retirada

Salmond no presentará su candidatura a la jefatura del Partido Nacional Escocés. La persona que resulte elegida presidente, asumirá su cargo como ministro principal. Isabel II, por su parte, llamó al país a la unidad.

Alex Salmond, ministro principal de Escocia, anunció hoy (19.09.2014) su dimisión como jefe de gobierno y presidente del Partido Nacional Escocés (SNP), tras perder el referendo celebrado el jueves sobre la independencia de esta región británica. Salmond dijo en rueda de prensa que no presentará su candidatura a la jefatura del SNP en el congreso de su partido. La persona que resulte elegida presidente del partido, también tendrá que asumir su cargo como ministro principal, añadió.

El nuevo jefe del partido dirigirá la campaña del SNP para la elección de un nuevo parlamento regional a principios de 2016, dijo Salmond. "Tenemos una situación excitante que requiere de una nueva dirección", subrayó. "Hemos perdido el referendo, pero podemos seguir llevando la iniciativa política. Y, lo que es más importante: Escocia todavía puede emerger como vencedor real", aseguró el hasta hoy líder independentista escocés. "Para mí, como líder, mi tiempo está casi acabado, pero para Escocia la campaña continúa y el sueño nunca morirá", dijo Salmond en Edimburgo. Salmond ha encabezado el gobierno regional de Escocia desde 2007, primero al frente de un gobierno de coalición con el Partido Laborista. En 2011 logró con el SNP, de orientación socialdemócrata, la mayoría absoluta.

Se abre un período de turbulencias políticas

El rechazo a la independencia que ha provocado la dimisión de Salmond, ha salvado a la vez al gobierno de Londres de una humillación y evitado que el primer ministro, David Cameron, tuviese que plantearse la dimisión. Pero, aunque la votación haya acabado con las aspiraciones independentistas de Escocia durante una generación, como destacó Cameron, parece que desatará un importante período de turbulencia constitucional y descontento político en Westminster.

Varios diputados, entre ellos los conservadores de Cameron, han expuesto sus objeciones a las promesas de última hora hechas a Escocia por los líderes de los tres principales partidos si ganaba el "no". Sus críticas se basan en parte en la promesa de Westminster de mantener la llamada "fórmula Barnett", que determina el reparto de fondos regionales en el Reino Unido y que ha sido criticada por favorecer de forma injusta a Escocia. También pueden convertirse en un campo minado los planes de Cameron de devolver a Escocia más poderes y a la vez encontrar una respuesta a la denominada "cuestión West Lothian". Esta implica que los diputados escoceses pueden votar en Westminster cuestiones que solo afectan a la región de Inglaterra, mientras que los parlamentarios ingleses no pueden hacer lo mismo, ya que los temas puramente escoceses se dirimen en su parlamento regional.

Llamado de la Reina

Por su parte, la reina Isabel II prometió apoyo para el futuro a Escocia y llamó a los escoceses a la unidad, horas después de que estos votaran "no" a la independencia. La Reina aseguró no tener ninguna duda de que los escoceses podrán unirse de nuevo "en un espíritu de respeto mutuo y apoyo" para trabajar de forma constructiva en el futuro de Escocia y de todas las partes de Reino Unido.

"Mi familia y yo haremos lo posible para ayudarlos y apoyarlos en esta importante tarea", agregó en un comunicado emitido desde su residencia escocesa de Balmoral.

MS (dpla/rtrla)

DW recomienda

Publicidad