Transparencia Internacional: la corrupción agudiza la crisis europea | Europa | DW | 06.06.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Transparencia Internacional: la corrupción agudiza la crisis europea

Los países europeos en los que la corrupción está a la orden del día son los que más dificultades tienen para salir de la crisis, señala un informe de Transparencia Internacional.

La corrupción en la política y en la economía amenaza con desbaratar los esfuerzos para salir de la crisis de deuda de muchos países del sur europeo, de acuerdo con el informe de Transparencia Internacional (TI) presentado este miércoles, con el título de “Dinero, política y poder: riesgos de corrupción en Europa”.

Sobre todo Grecia, Italia, Portugal y España presentan problemas profundamente arraigados en la administración pública, señaló Finn Heinrich, de TI. “La relación entre la corrupción y la constante crisis financiera en esos países debe dejar de ignorarse”, dijo el experto.

La organización no gubernamental exigió asimismo que se aumentaran los esfuerzos a fin de combatir la corrupción en Europa. En todos los países europeos hay, según TI, “huecos en el sistema jurídico que favorecen la corrupción y obstáculos para poner en práctica normativas para contrarrestarla”.

De los países incluidos en la investigación –los 27 miembros de la Unión Europea, excepto Austria, Chipre, Luxemburgo y Malta, sumados Noruega y Suiza- solo 19 poseen mecanismos eficaces para regular a sus lobbys empresarios. Y solo 10 prohíben donaciones anónimas a partidos políticos. “Muchas de las instituciones que definen la democracia en Europa y permiten que los países acaben con la corrupción son más débiles de que lo que a menudo se supone”, subrayó Cobus de Swardt, director de TI.

Países más corruptos son los más endeudados

Transparencia Internacional llevó a cabo un estudio en 25 países europeos.

Transparencia Internacional llevó a cabo un estudio en 25 países europeos.

Un 74 por ciento de los europeos cree que la corrupción es un problema grave en su país, de acuerdo con el estudio. Solo dos países cuentan con una protección adecuada contra soplones en sus empresas, y el acceso a la información se obstaculiza en 20 países, añadió la organización. En algunos países del Este de Europa, como la República Checa, Hungría y Eslovaquia, se produjo una fuerte disminución de las conductas corruptas desde que estos ingresaron a la Unión Europea.

Países como Grecia, Portugal y España carecen, según el informe de Transparencia Internacional, de un sistema efectivo de sanciones contra el soborno activo y pasivo. Aquellos países que cuentan con una débil salvaguarda para enfrentar la corrupción son a menudo los que tienen más problemas con su deuda pública, subrayó Finn Heinrich.

En la Unión Europea, los costos del soborno y del despilfarro del dinero de las arcas fiscales ascienden a unos 120.000 millones de euros, informó el Consejo Europeo. Y hay expertos que estiman que esa cifra es aún mayor.

Lobbys empresarios no están bajo control en Europa

Finn Heinrich aclaró que es posible que los Gobiernos de los países del Mediterráneo no puedan cumplir con sus obligaciones para amortizar sus deudas a través de programas de privatización debido a la corrupción reinante. En principio, el problema no se limita a los países del Mediterráneo, sino que también en países del oeste y del norte europeo se registra una falta de instancias competentes para detener ese mal.

A pesar de que, en muchos casos, ni los políticos ni los representantes de la economía transgreden las leyes, de todos modos se malgastan fondos públicos, ya que, según el estudio de TI, las empresas utilizan frecuentemente su influencia para obtener licitaciones o manipular a la clase política a su favor. Y solo unos pocos países de Europa logran mantener bajo control la tarea de los cabilderos. La organización no gubernamental señaló en su informe que ese vínculo entre el sector público y el privado favorece el abuso de poder, la apropiación ilegal y el fraude, lo cual acaba minando la estabilidad económica.

“Alemania no es un alumno modelo”

Edda Mueller, presidenta de Transparency International de Alemania.

Edda Mueller, presidenta de Transparency International de Alemania.

En este contexto, Edda Müller, presidenta de la sede alemana de TI, recordó que, pese a su buena evaluación, “Alemania no es el alumno modelo de Europa”, y que este país haría bien en observar mejor la situación en otros países europeos. Ejemplares son, por ejemplo, las normas de Letonia contra las donaciones hechas a partidos y las ganancias adicionales de los diputados. En los países bálticos se debe informar a la Oficina de Prevención de la Corrupción el ingreso de una donación en un lapso de 15 días como máximo luego de haberla recibido. Los representantes de la clase política letona deben declarar en un registro online diversos datos detallando la proveniencia del dinero, su destinatario, el monto y la fecha exactos, además de informar minuciosamente acerca de sus ingresos y patrimonio personales.

En Alemania, por el contrario, solo existe obligación de declarar las donaciones partidarias a partir de los 10.000 euros, dentro de un plazo de 18 meses, explicó Müller. Y solo hay obligación de declaración inmediata a partir de los 50.000 euros. En Alemania, recomienda TI, es necesario mejorar la declaración de ingresos adicionales de los diputados, que, hasta el momento, solo se ven obligados a hacerlo a partir de una suma de 1.000 euros y no deben proveer de información detallada al respecto. En comparación, los países escandinavos -Dinamarca, Noruega y Suecia-, son los que mejor se posicionaron en la lucha contra el soborno. Alemania quedó en el puesto 14 del ránking de 183 países.

Autora: Cristina Papaleo, rtr, afpd
Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda