Tokio: alarma por radioctividad dispara venta de agua pero no éxodo | Política | DW | 23.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Tokio: alarma por radioctividad dispara venta de agua pero no éxodo

Aunque la alarma gubernamental por los niveles de radioactividad en el agua sólo prohíbe su consumo por los menores de un año, los adultos también están atemorizados: se aprovisionan de agua embotellada.

default

Ya en otras localidades japonesas hubo escasez de suministros en supermercados. Ahora le toca al agua, en Tokio.

"Espero encontrar todavía botellas de agua", dice Makiko. El gobierno acaba de advertir que en la ciudad de Tokio los bebés no deben beber agua corriente. Y aunque la alarma por los niveles de radioctividad en el agua sólo afecta a los menores de un año, los adultos también están atemorizados.

Los tokiotas afirman que en algunos supermercados el agua mineral se agotó de repente. "En nuestra empresa todos hablan de agua contaminada. Una de mis compañeras está preocupada porque está esperando un bebé en mayo", explica Makiko. También esta empleada de una editorial tiene algo de temor. Pero por el momento no ha cundido el pánico.

Los extranjeros se van… y los tokiotas se quedan

En una planta de tratamiento de agua se detectaron niveles elevados de yodo radiactivo. Los cuidadores de los jardines de infancia deben evitar ahora que los pequeños beban agua. Aunque, como insisten las autoridades, no existe un peligro inmediato para la salud.

Tokio Ausreise Atom Erdbeben Evakuierung

Especialmente los extranjeros han abandonado la ciudad y el país en estos días.

Hasta ahora, los habitantes de Tokio habían escuchado noticias de radioactividad procedentes sobre todo del noreste del país, la zona afectada por el terremoto del 11 de marzo. Aquellos que, asustados, huyeron de la capital, tuvieron que escuchar las burlas o incluso el desprecio de sus conocidos.

De momento, no hay rastro de una salida masiva de la ciudad, algo que si han hecho muchos extranjeros, los "gaijin", que según los japoneses abandonaron hace días el país ante las exageradas informaciones sobre la catástrofe natural procedentes de sus países de origen.

Ahora también se les llama "flyjing", una nueva palabra para designar a quienes huyeron del país. La mayor parte de los japoneses se han quedado sin embargo en Tokio y siguen acudiendo a trabajar, entre otras cosas por lealtad a sus empresas.

Esta situación no cambió ante el anuncio de una elevada radioactividad en el agua. Pero la preocupación aumentó. "Algunas personas se dan cuenta ahora de lo peligrosa que es la situación", opina una joven que vive en las inmediaciones de Tokio.

¿No acaparar el agua en los supermercados?

El portavoz gubernamental, Yukio Edano, advirtió a la población de acudir en masa a comprar agua embotellada, ya que ésta se necesita urgentemente en el noreste del país. Según Edano, para los niños mayores de un año y los adultos es inofensivo beber el agua corriente de Tokio. Pero algunos ya hicieron acopio de provisiones de agua, no sólo ante el riesgo de la elevada radioactividad sino ante las réplicas sísmicas que todavía pueden sentirse.

"Después de que la tierra temblara por primera vez, aumentamos nuestras raciones de emergencia anti-terremotos, por si acaso nos cortaban el suministro de agua", explicó el empresario alemán Günter Zorn, residente en Tokio. Ante el riesgo de terremoto, a los habitantes de Japón se les recomienda tener siempre provisiones de emergencia. (dpa)

Editora: Rosa Muñoz Lima

Publicidad