TLCAN en México: balance ambiguo | América Latina | DW | 16.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

TLCAN en México: balance ambiguo

El TLCAN cambió la estructura industrial de México y lo ha situado en una posición de ventaja frente a países del sur, sin embargo expertos advierten que la pobreza y la situación social siguen siendo preocupantes.

México es un país de superlativos. Eso se ve a simple vista y lo puede constatar cualquiera que visita el país. En las calles de la Ciudad de México circulan vehículos todoterreno blindados y modelos Porsche de tecnología punta, a menudo seguidos en caravana por guardaespaldas. Muchas marcas de lujo tienen sucursales en México donde venden autos deportivos de precios estratosféricos. En contraste, y más que hace 20 años, se ven indigentes que deambulan por las calles, que sobreviven de limosnas y ni siquiera hablan español.

Esa es la doble cara más visible del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que cumplió el primero de enero 20 años de haber entrado en vigor. La industria automotriz ha sido la más beneficiada de la cercanía con el mercado estadounidense, que ha convertido a México en el cuarto exportador mundial de automóviles. Para Johannes Hauser, director de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (CAMEXA), la apertura comercial que detonó el TLCAN ha sido factor clave para la atracción de capital extranjero. “El mundo automotriz alemán es el ejemplo más tangible de nuevas inversiones en territorio nacional con la perspectiva de exportar hacia el mercado del norte”, destaca.

Planta Volkswagen en Puebla.

Planta Volkswagen en Puebla.

El TLCAN: rompehielos

Hauser añade que detrás de las grandes marcas como VW, están los fabricantes de autopartes, que en el caso alemán, sigue siendo el grupo que trae nuevas inversiones. “El TLCAN ha sido el rompehielos. Fue el cambio paradigmático que ofreció a inversionistas extranjeros la posibilidad de exportar desde aquí. Ha sido una apuesta que le funcionó a México aunque los beneficios no han llegado a tanta gente como hubiera sido deseable”, subraya.

Thomas Manz, representante de la Fundación Friedrich Ebert, cercana al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), coincide en que la industria automotriz es una de las grandes ganadoras del libre comercio. “Hoy en día México es un país que ofrece muchas ventajas a la industria automotriz para atender los mercados de Norteamérica y Sudamérica; un 12% de los automóviles que se venden en Estados Unidos han sido producidos en México”. Sin embargo el analista destaca que el éxito es relativo pues el valor producido en México del volumen total de las exportaciones representa sólo un 30%.

Transformó la estructura industrial

El experto considera que el TLCAN ha impulsado la industrialización del país, lo que lo sitúa en una posición de ventaja frente a otras economías latinoamericanas, exportadoras de materias primas. “El TLCAN transformó la estructura industrial. Hoy en día, México exporta muchos productos manufactureros, cuya participación en la economía es de un 65%. Cuando entró en vigencia el acuerdo hace dos décadas, sólo una cuarta parte de la producción industrial era destinada a la exportación. Eso hace a México una economía muy abierta, en comparación con Brasil cuya economía de exportación representa un 25% del PIB”.

Protestas contra las reformas del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Protestas contra las reformas del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La otra cara de la moneda es la pobreza que sigue siendo igual que hace 30 años. “México es de los pocos países de América Latina, cuya tasa de pobreza tras la crisis financiera se ha incrementado”. El experto advierte que el salario mínimo se ha deteriorado, lo que contrasta con países como Brasil. “El país sigue siendo un país de bajos salarios y eso es aprovechado por las empresas como ventaja competitiva, por lo que el balance es muy ambiguo, en la situación social no ha habido ninguna mejora. La tendencia es muy preocupante”, advierte.

Peores salarios que en China

Los bajos salarios sitúan a México incluso en una posición más atractiva que China. “La industria maquiladora sigue funcionando bien, tiene un porcentaje muy alto en las exportaciones mexicanas y últimamente han regresado muchas empresas estadounidenses a la zona fronteriza justamente porque los salarios promedio en la industria manufacturera en México son 20% inferiores a los de China”.

Manz advierte que la apertura de los mercados para los productos agrícolas ha puesto a México en una situación de desventaja, sobre todo para los pequeños productores. Pero esto se debe más a la política de subvenciones del gobierno mexicano que apoya a los productores grandes e ignora a los pequeños. “La situación es tal que un 70% de los productores de alimentos en México tienen ingresos inferiores a los necesarios para subsistir”.

Rezago en el campo y en la formación y capacitación juvenil.

Rezago en el campo y en la formación y capacitación juvenil.

Producción agrícola y educación

El experto señala que en un acuerdo entre economías grandes y pequeñas, como la estadounidense y la mexicana, siempre hay un desequilibrio. Pero eso puede atenderse con políticas que protejan a los sectores más vulnerables. “Eso falta en el caso de México. En el contexto de la Organización Mundial de Comercio (OMC) existe la llamada Policy Space, que permite defender a ciertos sectores. Pero uno tiene la impresión de que los negociadores mexicanos no insistieron en ello, ni el Estado ha desarrollado políticas de protección a los pequeños productores agrícolas, que están en total desamparo”.

Esos pequeños productores son los que acaban emigrando a las ciudades en busca de subsistencia y engrosan un creciente ejército de indigentes en las calles.

Por su parte Hauser añade que pese a la situación de inseguridad hay una gran lealtad por parte de unas 1300 empresas alemanas instaladas en México, que dan empleo a unas 120.000 personas. Sin embargo a mediano y largo plazo el reto es la capacitación y la formación de mandos medios. “Es el talón de Aquiles, porque muchas empresas que tienen la voluntad de expandirse no encuentran personal cualificado en el mercado laboral. Hay una necesidad de capacitación en todo el país que hoy en día no existe o es muy limitada”.

DW recomienda