Texas y Luisiana se preparan ante el temido ciclón Harvey | El Mundo | DW | 25.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Texas y Luisiana se preparan ante el temido ciclón Harvey

Harvey está a punto de convertirse en un huracán de categoría mayor, según el Centro Nacional de Huracanes, que ha advertido de las posibles "catastróficas inundaciones" que puede causar.

Escuelas y playas cerradas, evacuaciones, fuerzas militares movilizadas y vuelos cancelados son algunas de las medidas adoptadas por los texanos en las últimas horas ante el temido ciclón Harvey. Se prevé que llegue este viernes (25.08.2017) con la fuerza destructora de un poderoso huracán.

Harvey continuó fortaleciéndose en las últimas horas, mientras se aproximaba a la costa central de Texas, con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora. Está a punto de convertirse en un huracán de categoría mayor, según el Centro Nacional de Huracanes, que ha advertido de las posibles "catastróficas inundaciones" que puede causar. Estos avisos afectan a 1,4 millones de personas que residen en la costa sur del Golfo de México en Texas, mientras que otros 12 millones se encuentran bajo aviso de vientos de tormenta tropical, incluyendo las populosas ciudades de San Antonio y Houston.

Para tratar de evitar males mayores, las autoridades locales de esta zona del estado sureño se apresuraron a activar los protocolos de emergencia y cerraron el acceso al totalidad de las playas de la Isla del Padre, la zona costera más turística de Texas. Además, los gobernantes de la ciudad litoral de Corpus Christi recomendaron en las últimas horas a sus ciudadanos que la evacúen y se desplacen a zonas del interior del estado. Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que vigila "de cerca" la llegada a suelo estadounidense de Harvey.

Arena para las inundaciones y vuelos cancelados

En Corpus Christi, en la zona en la que se espera que el ciclón toque tierra esta noche o en la madrugada del sábado, ya se han reportado vientos de caso 80 kilómetros por hora, mientras que en algunas zonas las aguas han subido entre 30 y 60 centímetros.

Los ayuntamientos y condados de la zona dónde se prevé que Harvey pase recomendaron a sus habitantes que llenen las despensas con comida y agua potable para las próximas 48 horas. Se han repartido miles de sacos de arena para controlar las inundaciones.  Varias aerolíneas han cancelado ya vuelos a los aeropuertos de Houston, Corpus Christi y Dallas-Fort Worth y han ofrecido a los pasajeros con reservas para este fin de semana reprogramar sus viajes debido a los previsibles efectos de Harvey. La prensa local ha comparado a Harvey con la tormenta tropical Allison, que arrasó la costa sureste de Texas en junio de 2001, provocando más de veinte muertos y casi siete mil millones de dólares en daños.

MS (dpa/efe)

DW recomienda

Publicidad