¿Tenían razón las encuestas electorales en Alemania? | Alemania | DW | 28.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

¿Tenían razón las encuestas electorales en Alemania?

¿Hasta qué punto las encuestas pueden reflejar la realidad, o incluso generar un estado de ánimo? El balance tras las elecciones al Bundestag es mejor de lo que se temía.

En estas elecciones al Bundestag, el Parlamento alemán, las encuestas de los institutos demoscópicos se acercaron bastante al resultado final. El gráfico muestra los últimos sondeos antes de las elecciones y las discrepancias con respecto al resultado electoral.

Infografik - Vergleich Wahlergebnis und Umfrageprognosen - ES

La discrepancia de Los Verdes podría deberse al "factor de deseabilidad social", explica el experto en demoscopia Thomas Wind a DW: "Hay un entorno cada vez más amplio que se pronuncia por Los Verdes en las encuestas, documentando un nivel de conciencia". Pero después los encuestados votan de forma diferente, por ejemplo, optando por el SPD por razones tácticas.

La situación antes de las elecciones no estaba clara para las firmas encuestadoras, y su imagen estaba deteriorada. Un 40% del electorado, cifra récord, no se había decidido dos semanas antes de las elecciones, según el instituto de sondeos Allensbach. En las últimas elecciones (nacionales) las encuestadoras se equivocaron hasta en diez puntos porcentuales, provocando un debate sobre los límites de la demoscopia. ¿Qué queda por hacer en vista del número cada vez mayor de votantes indecisos? ¿Siguen siendo actuales los métodos de los institutos demoscópicos?

Un mercado competitivo

El Forschungsgruppe Wahlen (Grupo de Investigación Electoral), Infratest dimap, Emnid, Forsa y el Instituto Allensbach son las encuestadoras clásicas en Alemania. A ellas se han unido cuatro nuevas: Insa, Civey, YouGov, GMS. Esto también significa que la competencia se ha vuelto más feroz en los últimos años.

Los métodos de las encuestadoras son diferentes, tienen sus puntos fuertes y débiles. Las conversaciones por teléfono fijo se consideran especialmente significativas porque pueden asignarse regionalmente y los entrevistados pueden tomarse su tiempo para conversar. Pero los más jóvenes, en particular, a menudo ya no tienen teléfono fijo.

En cambio, con las entrevistas por teléfono móvil no está claro dónde se encuentra la persona en ese momento: si se quiere tener una impresión en un determinado estado federado, esto puede ser un obstáculo. Las encuestas en línea son más fáciles de realizar, pero suelen ser anónimas y solo registran a las personas que tiene acceso a internet.

Frank Brettschneider

El politólogo y publicista Frank Brettschneider: ¿Qué hacen los medios de comunicación con las encuestas?

La similitud de los resultados de encuestas más recientes ha demostrado que los diferentes métodos no juegan un papel tan importante, afirma el politólogo y periodista Frank Brettschneider a DW. Más bien, lo que importa son las ponderaciones. Por ejemplo, para mejorar la calidad de la muestra, los institutos de sondeo dan más peso a los grupos subrepresentados. Pero estas ponderaciones son un secreto comercial bien guardado.

Las encuestadoras tuvieron suerte

Al día siguiente de las elecciones, los directores de cuatro institutos comparecieron ante la prensa en Berlín. Matthias Jung, director del Grupo de Investigación Electoral, dijo que se alegraba de que esta vez no hubiera una "reprimenda" a las encuestadoras, y que las encuestas habían "reflejado la opinión pública bastante bien”.

¿Por qué? ¿Mejores métodos? Jung entregó otra explicación: a diferencia de las últimas elecciones al Bundestag en 2017, no hubo ahora grandes cambios en el electorado en los últimos días antes de las elecciones. Así, las últimas encuestas estuvieron relativamente cerca de los resultados electorales.

Dado que los sondeos solo pueden dar una imagen de la opinión en un momento determinado, no son previsiones para la decisión electoral final, subrayó Jung. Así que todo podría ser diferente en las próximas elecciones.

De hecho, las encuestadoras califican de positiva la alta participación de los votantes. El director de Infratest Dimap, Nico A. Siegel, dijo que al parecer hay muchas personas que consideraron que el contenido político no era tan malo. Ya en 2017, la participación pasó del 71,5% al 76,2%; ahora fue del 76,6%.

Papeleta electoral.

En estas elecciones federales, los sondeos estuvieron muy cerca del resultado electoral.

¿Cuánto poder tienen las encuestas?

Parte de los cuestionamientos a las encuestadoras apuntan a los efectos de los sondeos: ¿Influyen demasiado las encuestas en la voluntad del electorado? ¿Hay demasiadas encuestas?

"No creo que haya habido demasiadas encuestas", dice Brettschneider. Pero las encuestas podrían haberse utilizado más para el análisis político y de trasfondo. "Desafortunadamente, no fue más que un periodismo de carrera de caballos, con preguntas como: ¿Quién se está poniendo al día? ¿Quién se está quedando atrás? ¿Y quién va adelante?"

Wind, experto en encuestas de opinión pública, tampoco ve demasiada influencia de los sondeos en la formación de la opinión. En definitiva, se carece de investigaciones adecuadas para afirmar con fundamento que hay un efecto concreto de las encuestas sobre el comportamiento electoral.

Pero algunos sospechan una mayor influencia. Para la gente interesada en el voto táctico, especialmente en una elección muy estrecha, las encuestas podrían ser importantes para determinar cómo dar más peso a su voto, dijo Jung en la conferencia de prensa.

"Sustituir a Merkel con una amalgama de tres componentes”

Hay otros ángulos que pueden ayudar a evaluar el trabajo de los institutos demoscópicos. "El resultado representa la voluntad inconsciente de los votantes", dice a DW el psicólogo e investigador de mercado Stephan Grünewald.

Las entrevistas en profundidad realizadas seis semanas antes de las elecciones revelaron cosas interesantes, informa Grünewald: "Los votantes dijeron que preferían dividir su voto y cocinar su propia sopa de coalición”, dice.

Stephan Grünewald

El psicólogo e investigador de mercado Stephan Grünewald: Los votantes prefieren dividir su voto

La razón de esto es un "dilema de viabilidad". Por un lado, muchos están todavía ocupados con recuperar su vida cotidiana, afectada por la pandemia de coronavirus. Por otro lado, enfrentan un montón de grandes retos fuera del "caparazón coronavírico" en el que se habían resguardado. Pero no tienen idea de cómo resolver estos desafíos.

El resultado de este dilema es un estado de ánimo de resignación y, en última instancia, el deseo de "seguir como siempre, pero con un barniz verde". Una alianza tripartita de la CDU o el SPD con el FDP y Los Verdes sería un "seguir como siempre", dice Grünewald. Es seguir en la tradición de la canciller Angela Merkel, y recuerda su postura apartidista en la gran coalición. "La nación intenta sustituir a Merkel por una amalgama de tres componentes”, afirma.

(ee/er)

 

DW recomienda