¿Te apuraste tanto porque sabías que ibas a morir? | Cultura | DW | 10.06.2002
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

¿Te apuraste tanto porque sabías que ibas a morir?

Hace veinte años murió Rainer Werner Fassbinder, el cineasta alemán más importante de la generación de la post-guerra.

Rainer Werner Fassbinder en una escena de su última película, Kamikaze.

Rainer Werner Fassbinder en una escena de su última película, "Kamikaze".

Excepcionalmente versátil y prolífico, Fassbinder murió a la edad de 37 años, dejando un legado de 42 películas, filmadas durante un período de 16 años. El llamado "enfant terrible" del Nuevo Cine Alemán, no sólo dirigió, produjo y editó la mayoría de sus películas, también escribió los guiones de muchas de ellas, compuso canciones, fue actor y escribió obras de teatro. Aquella mañana del 10 de junio de 1982, su compañera, Juliane Lorenz lo encontró muerto en su cama. Vivían en un departamento en Munich. "Estaba cansado, sumamente cansado" dijo ella sobre Fassbinder. ¿Te moriste tan pronto porque trabajaste tanto o te apuraste tanto porque sabías que ibas a morir? Preguntaba una de las actrices de la familia Fassbinder, Hanna Schygulla.

Obsesionado sin descanso con crear, intentó mitigar con drogas y alcohol, la fuerte carga de trabajo y la presión en su vida privada. Fassbinder fue minando su salud, hasta que su corazón falló. Ése fue un año de pérdidas. Primero murió la actriz alemana Romy Schneider y dos semanas después el director más productivo y polémico de la postguerra.

"Dormir podré cuando esté muerto"

Con su desgastada chamarra de cuero y aspecto descuidado, Fassbinder cultivó una imagen de "enfant terrible", cuya personalidad caótica y auto-destructiva estaba llena de contradicciones. En su vida profesional era sumamente disciplinado. Dormía poco y trabajaba en exceso. "Dormir podré cuando esté muerto", decía Fassbinder sobre su estilo de vida. Desde los primeros años de búsqueda creativa, el cineasta mostró una personalidad obsesiva con el trabajo, quería entretener a la gente y a la vez sensibilizarla políticamente.

Su obra fílmica critica despiadadamente a la sociedad burguesa alemana, retratando personajes que muestran un ansia desesperada de amor y libertad, seres humanos frustrados por su misma sociedad. Los títulos de dos de sus películas resumen ése pesismismo romántico: "El amor es mas frío que la muerte" (1969) y "Sólo quiero que me amen" (1976). Con sus críticas al orden establecido, se convirtió a la vez en blanco del rechazo de amplios sectores de la sociedad alemana de la época. Fue acusado de misógino, de traidor y hasta de anti-semita. Las amargas lágrimas de Petra von Kant (1971), película escrita y dirigida por él, fue criticada por feministas y homosexuales como anti-gay y misógina, porque muestra el tipo de explotación existente en los círculos de lesbianas. En la película se vuelve evidente el origen teatral de Fassbinder, por la estilizada forma de actuar con lentos gestos y por la puesta en escena tan parecida a la teatral.

Usa la música para manipular emociones

Hanna Schygulla in Lili Marleen von Rainer Werner Fassbinder

Hanna Schygulla en el papel estelar en la película "la vida íntima de Lili Marleen".

Con "Berlin Alexanderplatz" (1980), "El matrimonio de María Braun (1978), Lola (1981) y la Nostalgia de Verónica Voss (1982), Fassbinder vuelve a la crítica social y al melodrama. Narra el sufrimiento de sus personajes desde el punto de vista de las víctimas. Son los despojados, los agredidos, los excluídos, quienes son llevados hacia el suicidio y la autodestrucción. En su película "La vida íntima de Lili Marleen" (1978), Fassbinder vuelve a la carga contra la alta burguesía, respaldando las capas sociales de origen humilde. Plantea su posición a través de la música; la canción Lili Marleen es un tema tan popular que hasta los soldados alemanes y los enemigos por igual, dejaban de pelear para escucharla. La canción, que reza: "haré todo por tí, moriré por tí, Lili Marleen", se convirtió en un símbolo del pueblo.

Fassbinder se inspiró en el cine mudo, donde pueden reconocerse los razgos expresionistas de su obra. "He tomado lo mejor del teatro brechtiano, del cine americano, de la narrativa clásica y de la estética gay para componer un trabajo que continúa provocando al espectador" (R.W. Fassbinder)

Enlaces externos