También Santa Claus sufre por coronavirus en Alemania | Alemania Hoy | DW | 14.12.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

También Santa Claus sufre por coronavirus en Alemania

Su larga barba y su "jo, jo, jo" han quedado casi cancelados. Este 2020, los alemanes experimentarán un Santa Claus diferente, en medio de duras medidas contra el coronavirus.

Willi Dahmen ha sido un Papá Noel apasionado durante más de 30 años.

Willi Dahmen ha sido un Papá Noel apasionado durante más de 30 años.

Fue a fines de octubre, cuando las nuevas infecciones por coronavirus se dispararon en Alemania y el país fue aceptando que la segunda ola de la pandemia era ya una amarga realidad. Totalmente desconcertado, un hombre barbudo que no vive en el Polo Norte, sino en la localidad de Celle, en el Estado federado alemán de Baja Sajonia, recurrió a la máquina de afeitar.

Willi Dahmen, a quien todos llaman Weihnachstmann, literalmente, “hombre de Navidad”, -que es como se llama en alemán a quien en castellano conocemos como Santa Claus, Papá Noel o Viejito Pascuero-, recortó su imponente barba a tres centímetros. Normalmente, ese es un ritual festivo que el jubilado de 68 años se reserva para después de Navidad.

Pero hace ya varias semanas que Dahmen notó que su personalísimo punto culminante del año, hacer felices a miles de personas como Santa Claus, tendría que cancelarse por coronavirus en este 2020. "¡Se me parte el corazón! Usted no se imagina lo que esto afecta mi psiquis", dice Dahmen. "Soy Santa Claus de pies a cabeza, y ahora lo extraño".

Ser Santa Claus no es un trabajo, sino una vocación

Willi Dahmen ha sido un Papá Noel apasionado durante más de 30 años. Parte de su buena historia navideña es que Dahmen prácticamente se convirtió a sí mismo en “el hombre de Navidad”. Trabajaba en la Agencia Federal de Empleo en Celle, colocando a otros en puestos de Santa Claus.

Cuando este servicio se detuvo repentinamente, sin que cesara la demanda de barbudos, Dahmen simplemente tomó el trineo en sus propias manos. Y comenzó su carrera como uno de los Papá Noel más solicitados de Alemania.

"En Bochum entregué regalos a 1.224 niños en una tienda. En un día, en solo diez horas", cuenta con orgullo. Con una fábrica de cerveza, filmó una cinta publicitaria con renos reales y fue tres veces el rostro de la campaña publicitaria navideña de Air Berlin. Incluso sin que lleve su grueso abrigo y gorro rojos, cuando ven a Dahmen, los niños se muestran absolutamente convencidos de que están frente a Santa Claus.

Desde hace años, y ya desde el verano, el teléfono de Dahmen no para de sonar. Llaman las agencias de publicidad. Y las consultas privadas comienzan a llegar a su página web. Y a partir de noviembre, Santa Claus está en estrés constante, en fiestas de empresa, en grandes almacenes o en mercados navideños: "Normalmente, estaría ahora viajando por toda Alemania, todos los días."

Willi Dahmen es Santa Claus por vocación.

Willi Dahmen es Santa Claus por vocación.

¿Cómo hacer felices a los niños y las personas mayores?

Y sí, generalmente. Pero, ¿qué es normal en 2020, en este año de coronavirus? Tampoco habrá regalos para Santa Claus este año. Aunque, de todos modos, Dahmen suele donar la mayor parte de sus ingresos. Podría ponerse una máscara, por supuesto. Pero eso no es suficiente.

Ser Papá Noel también significa acercarse, abrazar. ¿Y cómo hacerlo respetando las reglas de distanciamiento? "Los niños me ven, corren hacia mí y quieren que los abrace, ¿qué puedo decirles? ¿Paren, por favor, guarden un metro y medio de distancia?", cuestiona.

Y luego están las visitas a los hogares de ancianos, que Dahmen cuenta entre las misiones más cercanas a su corazón. Porque también es cuidador voluntario de ancianos, fuera del período navideño. "Cuando las personas con demencia senil me leen los poemas que han escrito y cantamos juntos, siempre me emociono mucho", dice Dahmen: "Nunca volvería a ser feliz si propago el virus allí".

Agencia navideña con amplias medidas de protección

Una de las tareas de Jan Mitja Biehl es evitar esto a toda costa. El fundador de la agencia de Hamburgo Blank und Biehl es algo así como el non plus ultra de la industria de los Santa Claus en Alemania. Su empresa ha sido uno de los mayores corredores de estos barbudos en el país durante años.

"Nuestros Papá Noel usan discretamente una máscara FFP2 debajo de la barba, y los regalos generalmente se dan afuera", dice Biehl. "Además, tienen que cambiarse los guantes constantemente. Y, de todos modos, por los aerosoles, no cantamos".

También en su agencia se han reducido las reservaciones de eventos con Santa en una cuarta parte este año. Eso, aunque gracias a este emprendedor de 41 años se puede encargar un paquete de “Papá Noel sin preocupaciones”, a gusto del consumidor: un jubilado o, más económico, un estudiante; con una vara, un cuento, o incluso un coro de niños. Y, para quien pueda hurgar más hondo en su bolsillo, hasta con trineo y renos.

También la agencia Blank & Biehl ha visto reducidas sus reservaciones de eventos con Santa en una cuarta parte este año, pese a todos sus esfuerzos.

También la agencia Blank & Biehl ha visto reducidas sus reservaciones de eventos con Santa en una cuarta parte este año, pese a todos sus esfuerzos.

Jubilación anticipada para Santas mayores

"Muchos de nuestros Santa Claus más antiguos se han jubilado anticipadamente a causa del coronavirus, porque no querían correr riesgo de infección", cuenta Biehl. El emprendedor intenta mostrar, en medio de esta emergencia, su virtud: con sus clientes particulares, por ejemplo, acuerda detalladamente la entrega de obsequios, con el fin de evitar cualquier riesgo de contagio.

No obstante, esta Navidad de 2020 no ha sido buena para los negocios de su agencia. Biehl espera que las ventas se recuperen nuevamente el próximo año. Y, por supuesto, que todos sus barbudos se mantengan saludables. Willi Dahmen quisiera algo similar de Santa Claus este año: "Que tengamos la fiesta en armonía y que, después de Navidad, la prensa no esté llena de crecientes cifras de infecciones por coronavirus". (rmlcp)