Tailandia: una condena anunciada | El Mundo | DW | 19.05.2015
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tailandia: una condena anunciada

A casi un año de su derrocamiento empieza el juicio contra Yingluck Shinawatra, quien ya ha sido prejuzgada, según algunos expertos. Uno de ellos dice que el proceso busca borrar la influencia de su familia en Tailandia.

Yingluck Shinawatra, primera ministra depuesta de Tailandia.

Yingluck Shinawatra, primera ministra depuesta de Tailandia.

El linaje de los Shinawatra gozaba hasta hace pocos años de una gran reputación en Tailandia. Pero el juicio abierto este 19 de mayo contra la antigua primera ministra de ese país, Yingluck Shinawatra, es otro golpe contra la renombrada familia. En enero pasado, por orden de la Junta Militar, el Parlamento declaró a Yingluck oficialmente depuesta y la vetó por 5 años para cualquier cargo público. La fiscalía, por su parte, la acusó de corrupción.

A Yingluck se le atribuye el haber utilizado un vasto programa de compra de arroz a los campesinos, a menudo, al doble del precio corriente. Arroz que además, en buena parte, no habría sido revendido como estaba estipulado. Este programa le costó al país unos 3.400 millones de euros, según la agencia nacional anticorrupción NACC. El partido Pheu Thai de la familia Shinawatra quería así cumplir con una promesa, pero, en realidad, según la fiscalía, estaba comprando votos.

Yingluck, por su parte, siempre ha afirmado que el programa estaba dirigido a proteger a los cultivadores de los extremos cambios del precio del arroz.

La sombra de Thaksin Shinawatra

Yingluck podría recibir una pena de hasta 10 años de prisión, aunque pocos creen que el programa de arroz sea la verdadera razón detrás del proceso que se le sigue. Analistas afirman que la verdadera intención de la élite monárquico-militar es extinguir toda influencia del hermano de Yingluck, el exprimer ministro Thaksin Shinawatra.

Thaksin Shinawatra, exprimer ministro de Tailandia.

Thaksin Shinawatra, exprimer ministro de Tailandia.

Yingluck, la primera mujer al mando de Tailandia, y su hermano Thaksin, que vive en el exilio tras haber sido expulsado del cargo por un golpe de Estado en 2006, cuentan todavía con muchos seguidores, sobre todo entre los pobladores más pobres del norte, noreste y las llanuras centrales de Tailandia.

"Los militares y monarquistas tuvieron que organizar dos golpes de Estado, reescribir dos Constituciones, disolver dos partidos, desterrar a cientos de seguidores de Thaksin de la vida política e instrumentalizar la Justicia para 'limpiar' la política tailandesa de Thaksin", sostiene Zachary Abuza, experto del Southeast Asian Analytics, un think tank independiente con sede en Estados Unidos. “El actual juicio es otro intento de militares y ultra-monarquistas de borrar la influencia de Thaksin”, concluye Abuza.

Un juicio (in)justo

Es por eso que especialistas como Phuong Nguyen, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), asentado en Washington, creen que las probabilidades de un juicio justo son extremadamente reducidas. Algunos analistas están convencidos de que lo que buscan los radicales es obligar a Yingluck a exiliarse, como lo hicieron con su hermano Thaksin. Políticamente, un exilio sería más manejable que una pena de cárcel. Por otro lado, no falta quien piense que si Yingluck es condenada, la Junta Militar podrá culpar a los Shinawatra del mal desempeño económico de Tailandia.

Publicidad