Tailandia espera manifestación opositora temiendo guerra civil | El Mundo | DW | 12.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Tailandia espera manifestación opositora temiendo guerra civil

Siete campamentos serán instalados en la capital. Líder del Comité Popular para la Reforma Democrática dice que no cederán hasta que el Gobierno dimita.

La oposición tailandesa parece decidida. A horas de que comiencen las siete manifestaciones simultáneas organizadas para este lunes 13 de enero, el secretario general del Comité Popular para la Reforma Democrática, Suther Thaugsuban, aseguró que no descansará hasta que la “revolución pacífica” que encabeza termine con el Gobierno de la primera ministra Yingluck Shinawatra.

Eso sostuvo en una entrevista publicada este domingo por el diario The Nation, donde Thaugsuban reconoció que “estoy seguro de que no vamos a perder. Pero no sé cómo vamos a ganar”. Hasta ahora, su movimiento ha rechazado todas las invitaciones a incorporarse a la política e insiste en las movilizaciones para demostrar fuerza. Sin ir más lejos, la protesta de este lunes se llama “el apagón” y consta de siete campamentos instalados en zonas claves de la ciudad.

“Las siete intersecciones se convertirán en siete pueblos, con hombres que los controlen, personal médico y fuerzas de seguridad”, dijo Akanat Promphan, portavoz del Comité, que acusa a Shinawatra de corrupción y de ser un títere de su hermano, el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, quien se encuentra en el exilio. El líder opositor ha rechazado también las elecciones del 2 de febrero, convocadas de forma anticipada por la primera ministra.

El líder opositor Suthep Thaugsuban.

El líder opositor Suthep Thaugsuban.

Descarta guerra civil

Los temores extendidos en buena parte de la población es que las manifestaciones se conviertan en una guerra civil en el caso de que los seguidores de Shinawatra, que tiene fuertes bastiones en las zonas campesinas de las afueras de la capital, Bangkok, decidan salir también a la calle. Thaugsuban, en cambio, tiene sus bolsones de apoyo entre la clase media tailandesa. El dirigente opositor, en todo caso, intentó llamar a la calma.

“Como esto se convierta en una guerra civil, me rindo. La vida humana es demasiado preciosa para mí. En el momento en que vea que alguien instigue una guerra, diré a la gente que se marche a sus casas. Lo que yo quiero es una revolución pacífica”, afirmó el dirigente opositor, quien también dijo que si las elecciones anticipadas se llevan a cabo, “dejaremos tantos escaños vacíos que el Parlamento no tendrá forma de abrir la sesión”.

Si bien hasta ahora no hay constancia de enfrentamientos serios entre partidarios del Gobierno y opositores, el Ejecutivo desplegará 18.000 agentes de seguridad, entre soldados y policías, para preservar el orden y evitar choques como los de 2010, donde más de un centenar de personas perdieron la vida. Esto, pues seguidores de Shinawatra también llamaron a manifestarse en distintas ciudades, aunque no todavía en la capital.

DZC (Europa Press, Reuters, dpa)

DW recomienda

Publicidad