Sufre el peso argentino su mayor devaluación desde 2002 | América Latina | DW | 23.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Sufre el peso argentino su mayor devaluación desde 2002

La divisa perdió un 12 por ciento frente al dólar, que cerró en el promedio récord de 8,00 pesos, mientras que la cotización informal trepó un 7,8 por ciento a 13,10 pesos.

El dólar llegó a cotizar este jueves a picos de 8,30 pesos, pero tras la intervención del Banco Central, que vendió 100 millones de dólares, se moderó la subida y permitió que, por ejemplo, en el Banco Nación, la principal entidad financiera estatal, la moneda estadounidense cerrara a 7,75 pesos.

Con la aceleración de la devaluación del peso en los últimos días, que se profundizó desde el miércoles, la divisa argentina perdió más del 22 por ciento de su valor desde principios de año, si se toma el valor de 8,00 pesos, o un 18,5 por ciento, en base a 7,75 pesos.

La escalada del dólar motivó una reunión de emergencia del directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA, emisor), en la que participó el ministro de Economía, Axel Kicillof, según informaron diversos medios.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, explicó esta mañana que la aceleración que registró el miércoles la devaluación del peso "no ha sido inducida por el Estado". "Para aquellos amantes del libre mercado, la oferta y demanda de divisas es la que se expresó ayer en el mercado de cambios", señaló el ministro coordinador, quien insistió sin embargo que rige un sistema de flotación "administrada".

La entidad emisora había decidido el miércoles no intervenir en el mercado de divisas, lo que llevó a una subida del 3,3 por ciento de la moneda estadounidense.

La devaluación del peso registrada este jueves es la mayor en un día desde 2002, cuando tras la profunda crisis social, económica y política que llevó a la renuncia del presidente Fernando de la Rúa a fines de 2001, se puso fin al plan de convertibilidad que durante casi diez años ató el valor de un peso a un dólar.

Tuvo impacto además en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, donde el índice líder Merval bajó 2,11 por ciento al cerrar en 5.771,76 puntos.

"Decisión política"

El expresidente del Banco Central y dirigente del frente de centroizquierda opositor UNEN Alfonso Prat Gay aseguró que "la decisión política de devaluar es de (la presidenta) Cristina Fernández de Kirchner".

"Es falso que la devaluación no fue inducida por el Estado, ayer se retiró el administrador, el Banco Central decidió que no iba a vender dólares y debía saber que el dólar iba a subir", advirtió.

Prat Gay señaló que desde la asunción del nuevo equipo económico de Fernández de Kirchner, a mediados de noviembre pasado, "hubo un cambio de estrategia para acelerar el ritmo de devaluación" del peso, que desde entonces perdió un 35 por ciento.

"No hay nada más detrás, ningún plan. La inflación es alta, el gobierno ofrece devaluación, ajuste de tarifas, incertidumbre acerca de quién está a cargo y qué hace. Es un cocktail que produce miedo, la gente no sabe qué va a pasar, ve licuarse su salario y compra dólares", resumió.

¿Seguirá la inflación?

El ex viceministro de Economía Jorge Todesca evaluó en tanto que la devaluación "impacta mal en el bolsillo de la gente". Y subrayó que la necesidad de dólares más "tiene que ver con la demanda por las importaciones y por los pagos de deuda en el exterior".

El economista jefe del Centro de Estudios Orlando Ferreres, Fausto Spotorno, alertó en tanto que la devaluación del peso "se irá a inflación en no mucho tiempo". El año 2013 cerró con un alza de precios del 28,3 por ciento, según el promedio difundido por legisladores opositores en base a consultoras privadas, mientras que las estadísticas oficiales cifraron la inflación anual en un 10,9 por ciento.

La escalada de la cotización del dólar se produce en el marco de las amplias restricciones impuestas por el gobierno de Fernández de Kirchner desde octubre de 2011 para limitar la salida de divisas. Sin embargo, el Banco Central perdió más de un cuarto de sus reservas internacionales en 2013 para ubicarse actualmente en niveles similares a los de 2006.

EL(dpa, efe)