STAMP: arte urbano concentrado | Cultura | DW | 06.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

STAMP: arte urbano concentrado

En el festival de arte urbano STAMP, que se celebra en Hamburgo, se dan cita titiriteros, músicos, bailarines, acróbatas, actores, autores de graffiti y otros juglares que tienen las calles del mundo por toda tarima.

default

La banda alemana Franz Bieberkopf se presentó en el festival STAMP.

“Yo había dejado mi bicicleta en la calle y cuando regresé para recogerla, me quedé sorprendido por todo lo que estaba pasando alrededor. Desde ese momento no me moví más”, contaba uno de las decenas de espectadores que atrajo el festival internacional STAMP durante el primer fin de semana de septiembre, un evento que reunió a 2.000 artistas de calle de catorce países para darles una tarima y brindarle un espectáculo fuera de lo común a los habitantes de Hamburgo y a sus turistas.
 
“Yo creo que una variedad de artistas de calle como la que presentó STAMP no se ha visto antes en Europa”, acota Dieter Meine, director de la compañía altonale, que organiza otras ferias culturales en esa ciudad alemana aparte de este ensamble gigante de artistas urbanos. Más de uno se preguntó de qué viven estos genios, considerando que el festival se realizó al aire libre y el acceso a los espectáculos era gratuito. La respuesta: ellos viven de la donación hecha por cada espectador complacido.
 
La timidez del público, ¿una cuestión de nacionalidad?
 
Deutschland Kultur Stamp-Festival in Hamburg

El juglar argentino Capitán Mauranga involucrando a espectadores nada tímidos.

Para el argentino Mauro Wolynski, el arte de calle no es un pasatiempo, sino una importante fuente de ingresos. Con los malabarismos de su alter ego, el Capitán Mauranga, Wolynski consigue que el público se ría a carcajadas, baje la guardia y hasta participe en la función; aunque no todos reaccionan positivamente a estas tácticas de involucramiento. “Algunas personas son más tímidas que otras”, asegura un artista urbano canadiense, convencido de que es una cuestión de nacionalidad.

 
A sus ojos, los espectadores en países de Europa del Este tienden a ser más penosos que los alemanes, más renuentes a dejarse llevar a la tarima. “En Macedonia, por ejemplo, hay muchos mirones, pero cuando intentas involucrarlos en el juego, salen corriendo. No es sólo que miran hacia otro lado, es que realmente huyen despavoridos”, explica el norteamericano. En Hamburgo nadie huyó del Capitán Mauranga; ni siquiera cuando extendió el brazo con el sombrero…
 
El arte urbano: una profesión, no un pasatiempo
 
Deutschland Kultur Stamp-Festival in Hamburg

La cantante Hannah Peral vino desde Australia para presentarse en STAMP.

“Ese gesto no tiene nada que ver con el acto de mendigar y lo que él recibe no es una limosna”, aclara Marc André Klotz, de la asociación civil Buskers Hamburg, que seleccionó a los actores que participaron en STAMP. Las monedas que caen en el sombrero de Wolynski no constituyen una entrada adicional de dinero; ellas representan su sueldo. “La gente que actuó en STAMP lo hizo profesionalmente y trabajó muy duramente”, agrega Klotz, quien trabajó como artistas de calle en el pasado.

 
Hace mucho tiempo que los artistas de calle dejaron de presentarse exclusivamente en plazas y aceras de avenidas concurridas. Los que sobresalen por su talento terminan siendo invitados a festivales como STAMP. De hecho, hay festivales de arte urbano que les pagan verdaderos sueldos a los artistas. STAMP, que acaba de realizarse por segunda vez, no tiene los recursos financieros para hacerlo; pero sus organizadores sueñan con el momento en que puedan honrar el arduo trabajo de estos juglares modernos.
 
Autora: Janine Albrecht (erc)
 
Editor: Enrique López

 

DW recomienda