Sorpresiva renuncia de ministro de Exteriores italiano | Europa | DW | 26.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sorpresiva renuncia de ministro de Exteriores italiano

Giulio Terzi di Sant'Agata dio un paso al costado por diferencias con el Gobierno en el caso de los soldados acusados de matar a dos pescadores indios.

Como si el Ejecutivo italiano no tuviera ya suficientes problemas debido al aparente caos que existe para formar el futuro Gobierno, el actual ministro de Exteriores presentó su dimisión este martes (26.03.2013) por estar en desacuerdo con una medida que adoptó el régimen de Mario Monti en el caso de los soldados italianos acusados de matar a dos pescadores indios.

Salvatore Girone y Massimiliano Latorre dispararon en 2012 contra dos personas. Luego declararon haberlos confundido con piratas mientras formaban parte de un despliegue contra ese delito. Ambos estuvieron detenidos en India, desde donde viajaron a Italia para votar en las elecciones parlamentarias del mes pasado, con la promesa de retornar a Asia.

Entonces, el ministro de Exteriores, Giulio Terzi di Sant'Agata, dijo que no se cumpliría la palabra empeñada por el embajador italiano en Nueva Delhi, pues aseguró que India no tiene competencia para juzgar a los soldados, cuyo ataque ocurrió en aguas internacionales. El Gobierno de Monti adoptó otra postura y decidió enviar de vuelta a los soldados la semana pasada.

“Mi voz no fue escuchada”

El ministro Terzi habló este martes ante el Parlamento, donde dijo que “no puedo seguir formando parte de este Gobierno y anuncio mi renuncia". "Las reservas que expresé no surtieron ningún efecto, mi voz no fue escuchada", dijo la autoridad, asegurando que dimite para defender la reputación del país, de su diplomacia y del Ejército.

Para la renunciada autoridad, las acusaciones contra Latorre y Girone “nunca estuvieron apoyadas por evidencias o testimonios creíbles”, por lo que manifiesta su “solidaridad” con los soldados y sus familias. La decisión tomó por sorpresa al Gobierno, que espera que se alcance un acuerdo político para dejar el poder.

El ministro de Defensa, Giampaolo Di Paola, que habló después de Terzi ante los parlamentarios, se negó a seguir el ejemplo de su colega. "Sería fácil, pero no sería correcto y no lo haré", afirmó. "No abandonaré un barco en peligro mientras Massimiliano y Salvatore estén a bordo hasta el último día de gobierno", afirmó Di Paola.

DZC (dpa, Reuters)

DW recomienda

Publicidad