Sorpresas en el nuevo gobierno ucraniano | Europa | DW | 03.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sorpresas en el nuevo gobierno ucraniano

En los cargos más importantes todo sigue igual. Pero por primera vez hay ministros extranjeros en el gabinete. Además, una nueva cartera ha provocado controversia.

Acabar con la guerra en el este y frenar la corrupción. Esas son las tareas más importantes del nuevo gobierno de coalición en Kiev, dijo en la primera reunión del gabinete el premier Arseni Yatseniuk, este miércoles (03.12.2014). La autoridad, que desde fines de febrero lidera los destinos del Ejecutivo, conservó su cargo, luego de que el nuevo gabinete fuera aprobado por el Parlamento. Cinco semanas después de las elecciones parlamentarias adelantadas, Ucrania tiene un nuevo gobierno. El tercero del año.

Los cinco partidos pro occidentales, que el viernes de la semana pasada formaron una coalición, están representados en el Ejecutivo. En los cargos clave hay pocas novedades. Además del primer ministro, continúan en sus puestos el ministro de Exteriores, el de Defensa, el del Interior y el de Justicia.

Ni Crimea ni Europa

El primer ministro Arseni Yatseniuk, durante la sesión parlamentaria.

El primer ministro Arseni Yatseniuk, durante la sesión parlamentaria.

Pero hay sorpresas. Algunos analistas esperaban la creación de un Ministerio de Asuntos para Crimea, región anexada por Rusia. El presidente Petro Poroshenko había hablado hace unos meses de esa posibilidad. Pero hoy parece que el destino de Crimea pasó a un segundo plano para Kiev.

Tampoco apareció un Ministerio para la Integración a Europa. Un acercamiento a la Unión Europea era el punto central de las protestas que comenzaron hace aproximadamente un año en Kiev y que finalmente pusieron en el poder al actual gobierno. Hace solo unas semanas, el primer ministro Yatseniuk había anunciado que uno de los viceministros se ocuparía del Acuerdo de Asociación con la UE. Incluso se llegó a decir que un político conocido a nivel europeo se haría cargo del asunto. Todo indica que ningún candidato cumplió con los requisitos.

Invitación a expertos extranjeros

Por primera vez en la breve historia de Ucrania hay tres ministros extranjeros. La exdiplomática estadounidense y empresaria Natalia Jaresko es la nueva ministra de Finanzas, al tiempo que el empresario lituano Ajwaras Abramowitschus estará al frente del ministerio de Economía y el exministro de Salud de Georgia Alexander Kwitaschwili guiará los destinos del mismo departamento en Ucrania. Los tres viven hace años en Ucrania, pero no son conocidos fuera de sus respectivas áreas.

La nueva ministra Natalia Jaresko (izq.) nació en Chicago y tiene buenos contactos en EE.UU.

La nueva ministra Natalia Jaresko (izq.) nació en Chicago y tiene buenos contactos en EE.UU.

La esperanza del gobierno es que los funcionarios foráneos sean inmunes a la corrupción que azota al país. “Los extranjeros lucharán contra ese mal para proteger su reputación”, dijo a DW el experto en política ucraniana Hlib Kanewsky. Su colega Juri Romanenko, en cambio, es escéptico. “Serán guardianes de los flujos financieros de Estados Unidos, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional”, piensa él. Occidente no confía más en los políticos ucranianos.

Crecientes problemas económicos

Debido a la presión económica, el presidente Poroshenko y el primer ministro Yatseniuk fueron especialmente eficientes a la hora de formar gobierno. Ucrania está desde hace meses al borde de la bancarrota. El presupuesto de 2015 aún no ha sido aprobado y en las arcas fiscales faltan miles de millones de euros. Los gobiernos occidentales y el FMI no querían entregar ayudas hasta que el nuevo gobierno estuviera instaurado.

No solo los ministros extranjeros llamaron la atención. También provocó comentarios la creación de un Ministerio de Información, que será liderado por Juri Stez, un hombre considerado de la confianza del presidente. Además, fue gerente en el canal de noticias de propiedad de Poroshenko, el “Canal 5”. Stez explicó que el nuevo cargo se justifica como una forma de contrarrestar la propaganda de los medios rusos. Pero muchos periodistas consideran que la idea no va por buen camino e incluso hablan de un “Ministerio de Propaganda”. La organización “Reporteros sin fronteras” criticó la idea, señalando que “no es papel de un gobierno controlar la información”.

DW recomienda