Sin avance en los diálogos, el paro en Colombia sigue | Colombia en DW | DW | 06.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Colombia

Sin avance en los diálogos, el paro en Colombia sigue

Hablando se entiende la gente. Salvo cuando no se entiende. Este jueves concluyó en Colombia sin resultados el segundo conversatorio entre el Comité Nacional de Paro y el gobierno de Iván Duque.

Tras el encuentro, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) lamentó que el gobierno ofrece "un monólogo” y se niega "a establecer una real mesa nacional que haga efectivos el diálogo y la negociación con el Comité Nacional de Paro.”

Una frustración que también dejaron entrever los representantes del Presidente al salir de la reunión. La delegación gubernamental exige un esclarecimiento de los trece reclamos presentados por los promotores del paro y no quiere acceder al pedido de convocar a "negociaciones” en lugar de "conversaciones”. "Ellos nos manifestaron que hasta que el gobierno acepte que es una mesa de negociación sobre los trece puntos, no podremos seguir adelante”, asegura el exsindicalista Angelino Garzón. "Llamemos esto una ‘mesa de conversaciones y exploración'. No importa de qué color sea el gato con tal de que cace ratones.”

El propósito de la reunión fue trazar una hoja de ruta para la discusión de los reclamos del comité convocante del paro. Que aún en la segunda cita no hayan logrado ponerse de acuerdo ni siquiera en las bases del diálogo, hace suponer que el camino hacia una reconciliación será largo y sinuoso.  

Mientras, el gobierno sigue desarrollando "la gran conversación nacional” con diferentes sectores de la sociedad. El jueves convocó a una mesa de transparencia para tratar con la ciudadanía asuntos relacionados a "la educación, paz con legalidad y el medio ambiente”. El Presidente asegura escuchar los reclamos del pueblo movilizado, pero muchos colombianos perciben las citas con el gobierno como una cortina de humo, tratando de apaciguar el pueblo mientras todo sigue igual.

"Yo estoy muy indignado por lo que acaba de pasar en el Congreso”, dice Héctor Baquero en la marcha del tercer paro nacional. "No sé cómo se burlan tanto de nosotros y aprueban a puerta cerrada la reforma tributaria. Ya estamos cansados de que no se escuche y que se haga la vista gorda.”

El retiro de esta controvertida reforma tributaria es precisamente el primer punto del pliego de reclamos del comité del paro. Que la llamada "Ley de Crecimiento” haya superado el primer trámite parlamentario no ha ayudado a encaminar las conversaciones con el gobierno. "Este es un gobierno que desconoce lo que piensan los colombianos”, dice Diógenes Orjuela, Presidente de la CUT. "Un gobierno que aprueba leyes que los colombianos no comparten y que reta a los colombianos. Pero los colombianos estamos dispuestos a aceptar todo este tipo de retos.”

Otra provocación vino de la mano de la Ministra del Interior, Nancy Patricia Rodríguez. Una serie de tweets bajo el hashtag #NoPudieron enfureció a los manifestantes y obligó a la ministra a salir al paso de las voces críticas que le reprochaban querer deslegitimar las movilizaciones.

En entrevista con la radio "La FM”, Rodríguez aseveró que se trataba de un "rechazo hacia los violentos que de manera física hayan querido desacreditar el gobierno y aprovechar estas circunstancias de paro para hacer una guerra sucia.”

Pero los violentos son pocos. Desde la muerte del joven Dilan Cruz el 25 de noviembre, la mayoría de las protestas en la capital han transcurrido de manera pacífica. Salvo intervenciones puntuales, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) se está manteniendo al margen. Y el apoyo a las marchas es enorme: según la última encuesta "Gallup Poll”, el 74% de los colombianos está de acuerdo con las manifestaciones.

Mientras tanto, la aprobación del Presidente cae en picado. A dos semanas del primer paro nacional, la encuestadora coloca a Iván Duque en su peor momento: sólo el 24% de los colombianos estaría conforme con su gestión.

"No estoy de acuerdo con lo que el gobierno está haciendo. Con las leyes que está promulgando. Defiende a los más poderosos y aplaca al pueblo,” se queja Amparo Ortega en la manifestación del 4 de diciembre. "El pueblo somos 48 millones. No los que están en el Congreso ni en la bancada del Presidente.”

En medio de este clima de desconfianza y descontento, las marchas continuarán. Al finalizar la reunión con el gobierno, el Presidente de la CUT anunció una serie de nuevas manifestaciones para los próximos días: un gran concierto solidario el 8 de diciembre, un plantón el 9 y una toma de Bogotá para la jornada en la que se vote la polémica reforma tributaria. 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda