Simone Biles asegura que el FBI hizo ″la vista gorda″ ante las denuncias de abusos de las gimnastas | El Mundo | DW | 16.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Simone Biles asegura que el FBI hizo "la vista gorda" ante las denuncias de abusos de las gimnastas

La cuatro veces medallista de oro olímpica dijo que es necesario enviar un mensaje: "Si se permite que un depredador haga daño a los niños, las consecuencias serán rápidas y severas. Ya es suficiente".

Simone Biles: No quiero que ningún otro joven deportista olímpico o ningún otro individuo sufra el horror que yo y que otros cientos han soportado.

Simone Biles: "No quiero que ningún otro joven deportista olímpico o ningún otro individuo sufra el horror que yo y que otros cientos han soportado".

La campeona olímpica Simone Biles obligó este miércoles (15.09.2021) a Estados Unidos a cuestionar el sistema que permitió a Larry Nassar usar su posición como médico del equipo nacional de gimnasia para abusar sexualmente de ella y de cientos de jóvenes deportistas.   

Con la voz resquebrajada por la emoción, Biles sacó fuerza para pedir responsabilidades a la Federación de Gimnasia (USA Gymnastics), al Comité Olímpico y Paralímpico Estadounidense y al FBI por haber hecho "la vista gorda" para que Nassar siguiera abusando de las gimnastas pese a que ya había denuncias en su contra.  

"Echo la culpa a Larry Nassar y también echo la culpa a todo el sistema que permitió y perpetró ese abuso. USA Gymnastics y el Comité Olímpico y Paralímpico Estadounidense sabían que estaba sufriendo abusos por parte del médico oficial del equipo", afirmó Biles ante el Comité Judicial del Senado.  

Además de los fallos del FBI, dijo que USA Gymnastics y el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos "sabían que había sido abusada por el médico oficial de su equipo mucho antes de que yo tuviera conocimiento de ello".

Las gimnastas olímpicas estadounidenses (de izquierda a derecha) Simone Biles, McKayla Maroney, Aly Raisman y Maggie Nichols, durante la audiencia judicial en el Senado.

Las gimnastas olímpicas estadounidenses (de izquierda a derecha) Simone Biles, McKayla Maroney, Aly Raisman y Maggie Nichols, durante la audiencia judicial en el Senado.

Simone Biles: "Ya es suficiente"

Biles dijo a la Comisión Judicial del Senado que "ya es suficiente", mientras ella y otras tres gimnastas estadounidenses hablaban en términos muy emotivos sobre los efectos duraderos de los crímenes de Nassar en sus vidas. En respuesta, el director del FBI, Christopher Wray, dijo que lamentaba "profunda y profundamente" los retrasos en el enjuiciamiento de Nassar y el dolor causado. 

La cuatro veces medallista de oro olímpica y cinco veces campeona del mundo –considerada ampliamente como la mejor gimnasta de todos los tiempos– dijo que "no puedo imaginar ningún lugar en el que me sienta menos cómoda ahora mismo que sentada aquí delante de ustedes". Se declaró una superviviente de los abusos sexuales. 

Biles dijo que es necesario enviar un mensaje: "Si se permite que un depredador haga daño a los niños, las consecuencias serán rápidas y severas. Ya es suficiente". 

Junto a ella, están sentadas otras tres gimnastas olímpicas que sufrieron los abusos de Nassar: McKayla Maroney, Maggie Nichols y Aly Raisman.  

El FBI tenía conocimiento de las acusaciones en 2015

La audiencia forma parte de un esfuerzo del Congreso por responsabilizar al FBI tras los múltiples errores cometidos en la investigación del caso, incluidos los retrasos que permitieron al ahora encarcelado Nassar abusar de otras jóvenes gimnastas. Los cuatro testigos dijeron que conocían a niñas o mujeres que fueron abusadas por Nassar después de que el FBI tuviera conocimiento de las acusaciones contra él en 2015. 

Una investigación interna del Departamento de Justicia publicada en julio dijo que el FBI cometió errores fundamentales en la investigación y no trató el caso con la "máxima seriedad" después de que USA Gymnastics informara por primera vez de las acusaciones a la oficina de campo del FBI en Indianápolis en 2015. El FBI ha reconocido que su propia conducta fue inexcusable. 

Wray criticó a sus propios agentes que no respondieron adecuadamente a las denuncias e hizo una promesa a las víctimas de que se comprometía a "asegurarse de que todo el mundo en el FBI recuerde lo que pasó aquí" y que no vuelva a suceder. 

Un agente supervisor del FBI que no investigó adecuadamente el caso Nassar, y que luego mintió al respecto, ha sido despedido por la agencia, dijo Wray. 

"Silencio sepulcral"

McKayla Maroney, miembro del equipo olímpico de gimnasia de Estados Unidos que ganó la medalla de oro en 2012, relató ante los senadores una noche en la que, a los 15 años, encontró al médico encima de ella mientras estaba desnuda, una de las muchas veces que fue abusada. Dijo que pensó que iba a morir esa noche. Pero dijo que cuando recordó esos recuerdos en una llamada con agentes del FBI, llorando, "hubo un silencio sepulcral".  

Maroney dijo que el FBI "minimizó y despreció" a ella y a las otras gimnastas al retrasar la investigación. 

"Creo que durante mucho tiempo todas nos cuestionamos, solo porque alguien no nos validaba del todo, que dudábamos de lo que nos había pasado", dijo Maroney. "Y creo que eso hace que el proceso de curación sea más largo".  

Leyendo su testimonio desde su teléfono, con voz firme y visiblemente indignada, Maroney dijo que Nassar incluso la agredió en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012 antes de que ganara una medalla de oro.  

Las gimnastas olímpicas de EE.UU. prestan juramento para testificar.

Las gimnastas olímpicas de EE.UU. prestan juramento para testificar.

Nichols: "Nuestra última oportunidad de conseguir justicia"

Los abusos de Nassar eran continuos y tuvieron consecuencias para la carrera de gimnastas como Maggie Nichols, quien fue la primera deportista en activo en denunciar los abusos a la Federación de Gimnasia estadounidense y quien después no volvió a ser seleccionada para el equipo olímpico.  

"Para cientos de supervivientes de Larry Nassar, esta audiencia es nuestra última oportunidad de conseguir justicia", dijo Nichols.  

Aly Raisman, por su parte, relató el impacto que los abusos han tenido en la vida de las deportistas.   Ella, narró, pasó de entrenar al máximo nivel durante siete horas al día a tener que sentarse en la ducha para poder lavarse el pelo porque no tenía suficiente energía para estar de pie.  

Larry Nassar, quien abusó de más de 330 jóvenes, cumple una condena de entre 40 y 175 años sumada a otra de 60 años por pornografía infantil, una cadena perpetua de facto.  

Recibió sus condenas entre diciembre de 2017 y febrero de 2018, en unos juicios que coincidieron con el estallido del movimiento #MeToo.

FEW (EFE, AP)

DW recomienda