“Si Correa se alinea con Chávez, lleva las de perder” | Política | DW | 03.03.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

“Si Correa se alinea con Chávez, lleva las de perder”

La creciente tensión entre Colombia, Venezuela y Ecuador preocupa al otro lado del océano. ¿Qué hay detrás de este conflicto que amenaza la estabilidad de la región? Experto alemán responde desde Bogotá.

default

Raúl Reyes: "Una gran pérdida simbólica para las FARC"

“Venezuela y Ecuador envían tanques a la frontera con Colombia. Ruido de sables en la parte norte de Sudamérica”, titula el lunes 3 de marzo el Bild, el diario de mayor tiraje en Alemania. Poco después el gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, manifestaba su preocupación por los acontecimientos y pedía mesura.

Mesura ante los acontecimientos

El gobierno colombiano incursiona en territorio ecuatoriano y como resultado de la operación resulta muerto el número dos de las FARC; los presidentes de Ecuador y Venezuela envían tropas a sus respectivas fronteras con Colombia: así los datos que se manejan en los medios alemanes. El consecuente retiro de los respectivos embajadores de Bogotá, y la expulsión de los diplomáticos colombianos de la capital ecuatoriana preocupa.

La soberanía del país andino ha sido herida, ése es el tono que se emplea para aclarar lo que empiezan a denominar “guerra en los Andes”. Según declaró el portavoz del Ministerio alemán de Asuntos Exteriores, Martin Jäger, Alemania espera “que todas las partes se comporten con la debida prudencia para evitar un agravamiento de la crisis. Observamos el desarrollo de los acontecimientos de este fin de semana con preocupación y consideramos que la escalada de la situación es peligrosa y puede desestabilizar la región". Al respecto, DW-WORLD conversó con Hans Blumenthal, director de la oficina regional de la Fundación Friedrich Ebert en Bogotá.

DW:¿ Cómo se percibe en Colombia los acontecimientos?

Hans Blumenthal: En Colombia, toda expresión de crítica del exterior provoca que la mayoría de la población se adhiera al presidente, que se solidarice con él. Sobre todo, como cuando en el caso del presidente venezolano, Hugo Chávez, las acciones son desmedidas y exageradas. No se puede reconocer qué razón inmediata tiene para enviar 10 batallones a defender su frontera y para calificar a su homólogo colombiano de “mafioso” y “cachorro del capitalismo”. Dado que Colombia no ha hecho nada en contra de Venezuela, se podría suponer que el presidente Chávez cierra sus fronteras porque hay buena parte de las FARC en su territorio.

¿Cómo se percibe la reacción de Ecuador?

El caso de Ecuador es diferente: ahí los hechos no están claros. Colombia habla de que el campamento de las FARC estaba ubicado a 1800 metros de la frontera. Correa habla de 10 a 20 kilómetros. Eso hace una diferencia, no sustancial, pero diferencia al fin. Colombia habla de que reaccionó a un ataque a un campamento. Correa habla de que los muertos fueron encontrados en pijamas. Eso significaría una acción planificada que, efectivamente, no habría respetado la soberanía del Ecuador. Lo que sucedió en realidad no se sabe todavía.

¿Por qué estos acontecimientos ahora? Se sabe desde hace tiempo que la guerrilla acciona en las fronteras colombianas, y hasta el momento los gobiernos vecinos no habían reaccionado con tanta virulencia.

Que actúen en la frontera es una cosa, pero mantener en esa franja campamentos en donde opera el número 2 es otra cosa. Si es que se comprobase lo que aseveró el jefe de la Policía Nacional de Colombia, Oscar Naranjo - que encontraron en las computadoras de Raúl Reyes, mensajes electrónicos a su secretaría que había habido encuentros con gente del ministro ecuatoriano de Defensa para lograr acuerdos-, eso se tomaría, por lo menos, como un acto muy poco amigable por parte del gobierno del Ecuador hacia Colombia. Si no viviésemos en un mundo multilateral, y si América Latina no estuviese relacionada con ese mundo, estos incidentes serían motivo de guerra. Tales acciones son muy fuertes y peligrosas.

¿Los diplomáticos han sido llamados a casa, qué más puede pasar?

Por lo pronto se buscará el apoyo de la OEA . Si no basta con ello hay que conseguir mediadores, siempre se piensa en primera instancia en Lula, en el gobierno brasileño. Y dependerá un poco si el gobierno colombiano logra probar las acusaciones hechas por Oscar Naranjo. Será una guerra de informaciones, de sospechas mutuas, y hay que ver qué sale de eso.

¿Qué supone esta pérdida para las FARC? ¡Siga leyendo!

DW recomienda

Enlaces externos

ADVERTISEMENT