Sergio Moro: "La candidatura de Bolsonaro era la mejor opción" | Brasil en DW | DW | 28.11.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Brasil

Sergio Moro: "La candidatura de Bolsonaro era la mejor opción"

El exjuez brasileño Sergio Moro habla con DW sobre su reaproximación al bolsonarismo y dice que las protestas deben servir de alerta para el próximo Gobierno de Lula.

Sergio Moro.

Sergio Moro concedió una entrevista a DW.

Exjuez federal, exministro, exconsultor y exprecandidado presidencial, Sergio Moro estrenará en 2023 una nueva función: la de senador por el estado de Paraná. Como juez, Moro lideró la investigación en la operación Lava Jato, pero parte de sus decisiones fueron luego anuladas por el Supremo Tribunal Federal (STF), incluyendo la condena de Luiz Inácio Lula da Silva.

Moro se había distanciado también de Jair Bolsonaro, del que fue ministro, pero luego de no prosperar su propia precandidatura presidencial y ganar un escaño senatorial, lo asesoró en la campaña para la segunda vuelta electoral, en la que fue derrotado por Lula.

DW: En enero, cuando aún aspiraba a disputar la presidencia, Ud. dijo que "elegir a Lula o a Bolsonaro" sería un "suicidio". Meses después, asesoró a Bolsonaro en debates. ¿Por qué volvió a aproximarse al presidente?

Sergio Moro: Desde el principio, me posicioné como defensor de la tercera vía y presenté una precandidatura presidencial, porque pienso que la polarización es negativa para el país y lleva a radicalismos. Se necesita una posición moderada, de centro. Pero no fue viable, no solo mi candidatura, sino tampoco otras de tercera vía. Entonces, en la segunda vuelta, tuvimos dos opciones: Bolsonaro y Lula. (…) Teniendo que escoger, me puse del lado del presidente Bolsonaro. No he cambiado mi opinión sobre el pasado, mantengo las razones de mi ruptura con el Gobierno. Pero, dentro de las opciones disponibles, pensé que la candidatura de Bolsonaro era la mejor.

¿Cómo actuará con Lula como presidente? 

Seré oposición. Claro que no será una oposición irracional. No rechazaremos lo que nos parezca bueno para el país solo por venir de un Gobierno al que nos oponemos.

Ahora, está claro que no veo que vendrán propuestas de ese Gobierno en el área anticorrupción. Así que tengo la intención de ser un senador vigilante. Un poco en la línea de guardián de la República, como tiene que ser el Senado.

¿Qué piensa de las protestas de bolsonaristas que no reconocen el resultado electoral?

Creo que estas protestas revelan un gran descontento con los resultados electorales y una oposición a la propuesta del PT (Partido de los Trabajadores) para el país. Quien ganó, al final, no fue tanto el PT, sino este rechazo al Gobierno de Bolsonaro, que hizo algunas cosas buenas también, hay que destacarlo. La economía no estaba exactamente en una mala situación, el desempleo estaba bajando, pero hubo una serie de fallos que acabaron comprometiendo la reelección.

Esas manifestaciones, mientras sean pacíficas —aunque no concuerdo con algunas cosas, como los bloqueos— revelan esa insatisfacción. Es parte de la democracia que las personas puedan protestar. Las manifestaciones deberían ser interpretadas de forma apropiada, en el sentido de alertar al nuevo Gobierno de que requerirá cautela, prudencia, y tendrá que buscar posiciones moderadas, ya que existe una gran oposición e insatisfacción popular en relación con el resultado de las elecciones.

Partidarios de Bolsonaro piden intervención militar.

Partidarios de Bolsonaro piden una intervención militar.

En 2018, el rumbo de la elección presidencial se vio alterado por la condena a prisión que en ese entonces afectaba a Lula, que no se pudo presentar como candidato…

Fue una consecuencia indeseada porque, al final, el Poder Judicial aplica la ley. Yo apliqué la ley en esos casos, la condena del expresidente fue emitida no solo por mí, sino por otros jueces. Fue confirmada en el tribunal de apelación de Porto Alegre, fue confirmada en Brasilia, el propio Supremo Tribunal Federal autorizó en su momento la detención del expresidente. Así que fue una consecuencia, en el fondo no deseada, pero una consecuencia derivada no de la aplicación de la ley, sino de la comisión de los delitos descubiertos en la operación Lava Jato.

En marzo de 2021, el STF anuló las condenas de Lula, por entender que los casos estaban fuera de la jurisdicción correcta. Entonces, el tribunal entendió que usted era parcial, comprometiendo el derecho de la defensa a un juicio justo. ¿Cuál es su opinión sobre la decisión del STF?

Para mí, fue un error judicial anular las condenas, pero es momento de mirar hacia adelante. Miremos hacia adelante y veamos cómo podemos construir después de esto, establecer las condiciones necesarias para que tengamos una prevención y represión cualificada de la corrupción en Brasil, que es una meta para cualquier país. No hay democracia moderna que se sostenga con la corrupción, no hay economía que sea eficiente si se tiene el despilfarro inherente al soborno generalizado.

Pero ahora hemos tenido unas elecciones y tenemos que mirar hacia adelante, no tiene sentido quedarse en el pasado. Tengo la conciencia tranquila por lo que hice y mi decisión en su momento fue confirmada por otros jueces de otros tribunales, pero ahora es el momento de mirar hacia adelante.

(ers/rml)

DW recomienda