Ser piloto ya no es un trabajo de ensueño | Economía | DW | 10.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Ser piloto ya no es un trabajo de ensueño

La huelga de los pilotos de Ryanair centró la mirada en las condiciones de trabajo en la cabina. Son particularmente duras en la aerolínea irlandesa. El personal incluso tiene que pagar por el agua.

Hoy Nueva York, la próxima semana Bangkok, las noches en hoteles de lujo y la agradable compañía de azafatas, en su mayoría jóvenes. El viejo cliché de la profesión de piloto todavía no se ha extinguido por completo y se mantiene vivo también por películas como "Atrápame si puedes".

Pero la realidad es muy diferente. Hoy en día existe casi una especie de proletariado de pilotos jóvenes que se endeudaron en su intento de realizar su sueño de trabajar sobre las nubes. La formación tienen que pagarla, en su totalidad o en parte, ellos mismos. Pero los pilotos sin experiencia a menudo no encuentran después un trabajo fijo en una compañía aérea. El tiempo pasa y la deuda aumenta. Muchos de los jóvenes pilotos tienen una carga de hasta 150.000 euros y más.

Pagar para tener horas de vuelo

También ocurre que los pilotos jóvenes que ya superaron su examen teórico y solo tienen experiencia práctica de vuelo en el simulador y en avionetas, paguen para que se les permita volar en aviones comerciales, sentados en asiento del copiloto. Solo así pueden obtener el permiso de vuelo para cierto tipo de avión, por ejemplo para el Boeing 737, que es un requisito previo para una carrera como piloto comercial. Según los expertos, esta práctica de "pagar por volar" también ocurre repetidamente en Ryanair. A los pilotos jóvenes no se les paga por volar, sino que, por el contrario, tienen que pagar para que se les permita sentarse en la cabina.

En Ryanair, los pilotos tienen que pagar por una botella de agua.

En Ryanair, los pilotos tienen que pagar por una botella de agua.

Muchos pilotos que recién empiezan su carrera a menudo viven durante años en la miseria. No es de extrañar que el trabajo en la cabina del piloto haya dejado de ser un trabajo de ensueño, especialmente cuando los jóvenes pueden ganar mucho más en el sector de las comunicaciones o el financiero, por ejemplo.

Ryanair es considerado un mal empleador

En Ryanair, la mayor compañía aérea de Europa, que transportó 128 millones de pasajeros el año pasado, la situación de los pilotos es a menudo especialmente precaria. Es una de las aerolíneas de bajo costo más grandes del mundo, pero también considerada por los pilotos como uno de los peores empleadores. Durante años se acumuló la frustración, que ahora culmina en una huelga general de los pilotos.

Anteriormente, muchos pilotos ya habían abandonado esa aerolínea en masa. Supuestamente se fueron más de 700 solo en el último año fiscal. "Eso no me sorprende", dice James Atkinson, un piloto que estuvo con Ryanair de 2006 a 2014 y que ahora tiene un trabajo mucho mejor pagado en una aerolínea china.

Según la Asociación Alemana de Pilotos, los salarios iniciales en Ryanair son de 25.000 a 30.000 euros brutos al año. Después de cinco años los copilotos podrían alcanzar los 70.000 euros, los capitanes experimentados alcanzan un máximo de 130.000 euros. Las empresas chinas ofrecen a los pilotos con experiencia hasta 300.000 euros en un ambiente de trabajo mucho mejor, pero lejos de casa.

James Atkinson cuenta: "Me pidieron regularmente que volara por mi cuenta a otras bases de Ryanair donde había escasez de personal. Precisamente esas transferencias impredecibles de una base a otra son una de las principales críticas de los pilotos. Por no mencionar absurdos como el hecho de que los pilotos incluso tienen que pagar por su propia agua o café a bordo. "Ningún empleado de Ryanair recibe una botella de agua gratis. Si quieres una, tienes que comprarla", dice el ex piloto de Ryanair Atkinson.

Autor: Andreas Spaeth (GG/ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda