″Sería un desastre que Snowden declarara en Alemania″ | El Mundo | DW | 02.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

"Sería un desastre que Snowden declarara en Alemania"

La posibilidad de que Edward Snowden viaje a Alemania para declarar sobre el espionaje estadounidense haría aún más profunda, según los expertos, la crisis que vive la relación entre ambos países.

default

Edward Snowden en Moscú

"Sería un desastre para las relaciones germano-estadounidenses si Snowden viajara a Alemania para declarar ante el Parlamento". Esto es precisamente lo que desea Hans-Christian Ströbele, el parlamentario de Los Verdes que se reunió sorpresivamente en Moscú con Edward Snowden. Sin embargo, Stephen Szabo, miembro del think-tank German Marshall Fund, piensa que, si que algo así ocurriera, sería una pesadilla para la administración Obama. Según Szabo, la relación entre ambos países se encuentra actualmente "en una espiral descendente", pero podría evitarse que continuara empeorando. "Si Snowden viene a Alemania con el permiso oficial, la situación se deterioraría mucho", advierte el experto.

El experto Stephen Szabo cree que las relaciones entre EE.UU. y Alemania se enfriarían mucho más si Snowden declarara sobre espionaje en Alemania.

El experto Stephen Szabo cree que las relaciones entre EE.UU. y Alemania se enfriarían mucho más si Snowden declarara sobre espionaje en Alemania.

Atención mediática

El encuentro de Ströbele con Snowden despertó la atención mediática estadounidense. Tanto la emisora pública nacional de radio, como la CNN y otros canales abrieron sus informativos con imágenes e informes desde Moscú. En Alemania se considera a Snowden como testigo, mientras que en Estados Unidos es visto como un traidor, empezando por el propio presidente, Barack Obama. Para EE.UU., lo más delicado de todo el asunto es que -según Ströbele- Snowden estaría dispuesto a declarar en Alemania sobre el espionaje estadounidense.

Esta disposición del exanalista refugiado en Moscú vendría reforzada por la carta abierta dirigida a Merkel. El hecho de que el ministro de Interior alemán, Hans-Peter Friedrich, haya reaccionado de forma positiva a la oferta de Snowden, ha dejado sin palabras a Washington, a pesar de que la mayoría de los expertos estadounidenses creen que, finalmente, Snowden no irá a Alemania.

"Bofetada en el rostro de EE.UU"

En conversación con Deutsche Welle, Caitlin Hayden, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, no mencionó directamente las declaraciones de Ströbele, sino que se limitó a señalar que Edward Snowden debe ser procesado y juzgado por un tribunal estadounidense. Hayden no quiso pronunciarse sobre si su país solicitaría la extradición de Snowden en caso de que el exanalista de la NSA viajara a Alemania.

Jackson Janes Johns Hopkins University in Washington

Jackson Janes, del Instituto de Estudios Germanos Contemporáneos de Washington, considera que Barack Obama tendría que emprender una "política proactiva de explicaciones" por el asunto del espionaje.

"Si eso llegara a suceder, sería como una bofetada en el rostro de EE.UU., de eso no hay duda", dice Jackson Janes, director del Instituto Americano de Estudios Germanos Contemporáneos, de la Universidad John Hopkins de Washington. "El hecho de que Moscú permitiera quedarse allí a Snowden, se puede interpretar como una falta de confianza en EE.UU.", asegura Janes. Si Snowden declarara para Alemania, fuera en el país que fuera, supondría también un voto de desconfianza contra la administración Obama.

"Diferencias en cuestiones fundamentales"

Tanto Janes como Stephen Szabo ven las relaciones germano-estadounidenses sumidas en una grave crisis. "Están aún peor que en los tiempos de la guerra de Irak", dice Szabo. "Tenemos diferencias en cuestiones básicas como la confianza y la competitividad económica. La imagen de EE. UU. en Alemania ha caído desde hace tiempo".

El reciente encuentro entre expertos de seguridad alemanes y estadounidenses de alto nivel en la Casa Blanca sería, según Szabo, un primer paso firme para restaurar la confianza entre ambos países. "Debemos dar a los alemanes, al igual que a los británicos, las mismas garantías de que no van a ser escuchados", dice Szabo. "El Gobierno americano debiera transmitir al alemán que, para EE.UU., Alemania es un socio especial", concluye el experto.

Confianza y autoprotección

Por su parte, y con el fin de anticiparse a posibles revelaciones futuras, Jackson Janes aconseja a Barack Obama que emprenda una "política proactiva de explicaciones". "Eso es algo que tendría que haber hecho hace ya tiempo", critica Janes. Sobre los alemanes, Janes piensa que no sirve de de mucho indignarse por el espionaje masivo llevado a cabo por la NSA y, por otro lado, confiar en que Snowden viaje al país para declarar sobre el asunto. "A la larga, no se trata de pedir a Snowden que nos ayude a resolver los problemas". Janes cree que lo que Alemania debería hacer sería reforzar sus mecanismos para proteger de forma efectiva la esfera privada.

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad