Se recrudecen unos combates en Siria que no podrán ser investigados internacionalmente | El Mundo | DW | 22.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Se recrudecen unos combates en Siria que no podrán ser investigados internacionalmente

El ejército gubernamental rompe, al norte, el cerco de 13 meses contra la cárcel de Alepo. Rusia y China vetan que la Corte Penal Internacional juzgue los crímenes de ambos bandos.

Las fuerzas del gobierno sirio rompieron hoy el asedio de los rebeldes a la prisión central de Alepo que duró 13 meses, informó hoy el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, cercano a la oposición. Unidades del Ejército entraron esta mañana, junto con combatientes de milicias fieles al gobierno de Bashar al Assad, en el edificio de la prisión de la ciudad situada en el norte del país, que albergaba a más de 3.000 internos, según contaron presos políticos que llamaron por teléfono a la organización basada en Londres.

La televisión del movimiento chiita libanés Hizbolá, cuya milicia lucha junto a las tropas de Al Assad, publicó una imagen en la que se ve a civiles y soldados con el título: "Soldados del Ejército sirio desayunan en la cárcel central de Alepo". Las fuerzas del gobierno habían lanzado el miércoles un ataque a gran escala por tierra y aire para romper el cerco rebelde impuesto por milicias como el Frente Al Nusra, considerado organización terrorista por los servicios secretos occidentales.

Un año de asedio

Las fuerzas rebeldes se hicieron con el control de áreas alrededor de la prisión en abril de 2013 y establecieron un asedio que según el Observatorio provocó la muerte de 600 internos, la mayoría por falta de alimentos y medicamentos. La enorme prisión es uno de los puestos de avanzada controlados por el gobierno en el norte de Alepo, un punto caliente en el conflicto entre el gobierno y la oposición y una de las rutas de suministro.

La ruptura del cerco se produce después de que el Ejército recuperara ayer el dominio del pueblo de Hilan y sus alrededores, a un kilómetro de la prisión, en unos choques que causaron al menos cincuenta opositores muertos. Los presos temen que los soldados adopten represalias contra los reclusos islamistas por lo que han enviado una lista con los nombres de los cerca de 3.000 prisioneros a su organización.

Facciones rebeldes enfrentadas

Mientras tanto, al este del país, el grupo radical Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) tomó hoy el control de un campo de petróleo en la provincia de Deir al Zur, a 40 kilómetros de su capital, tras enfrentamientos con facciones rivales que han causado al menos 26 muertos, la mayoría miembros del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria y enemigo del EIIL.

De esta manera, el EIIL se ha hecho con el control en los últimos días de cinco campos petroleros en esta provincia. La mayor parte del crudo sirio se encuentra en las provincias nororientales de Al Hasaka, Deir al Zur y Al Raqa, donde los yacimientos están en manos rebeldes.

UN Sicherheitsrat Resolution Syrien 22.5.2014

Vitaly Churkin (arriba en el centro) y Wang Min, embajadores ante la ONU de Rusia y China, votan contra la resolución para que la Corte Penal Internacional pueda juzgar los crímenes cometidos en Siria por los dos bandos en guerra.

Corte Penal Internacional

Rusia y China vetaron hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución para, a propuesta de Francia, que la Corte Penal Internacional (CPI) investigue los crímenes cometidos en la guerra tanto por parte del gobierno como de los rebeldes. La resolución del Consejo de Seguridad es necesaria dado que Siria no es miembro de la CPI. Por esa razón, el tribunal en La Haya no puede intervenir directamente.

El borrador contó con la aprobación del resto miembros del Consejo, formado por quince países. Pero como Rusia y China, al igual que Estados Unidos, Reino Unido y Francia son miembros permanentes, tienen derecho a veto. "Tristemente, debido a la decisión de la Federación Rusa de respaldar al régimen sirio sin importar lo que haga, el pueblo sirio no verá justicia hoy", lamentó Samantha Power, embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas. "Verá crímenes, pero no castigos".

Moscú y Pekín ya habían obstaculizado resoluciones en octubre de 2011 y en febrero y julio de 2012. En ellas se trataba tan solo de condenar la violencia. Pero Rusia rechaza cualquier medida contra su aliado. Más de 160.000 personas han muerto en el conflicto sirio desde que comenzó, en marzo de 2011, de acuerdo con cifras de activistas de derechos humanos.

LGC (dpa / EFE)

Publicidad