Se ofrecen 2.000 euros por mujer | Alemania Hoy | DW | 20.09.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

Se ofrecen 2.000 euros por mujer

Son mujeres, son jóvenes, son académicas y abandonan el este de Alemania porque le faltan las perspectivas. El problema es conocido, pero salta de nuevo a la palestra gracias a la curiosa propuesta de un alcalde.

Jóvenes, inteligentes, con profesión: ellas no le ven futuro al este.

Jóvenes, inteligentes, con profesión: ellas no le ven futuro al este.

Hace seis años que Klaus Mättig es alcalde en Freital, un pequeño municipio de algo más de 39.100 habitantes situado al sur de Dresden, en el Estado de Sajonia. Al pueblo le afecta, como al resto del este alemán, una corriente migratoria negativa: la progresiva marcha de sus mujeres, sobre todo, de aquellas que son jóvenes y disponen de formación profesional.

Mättig podría haber prometido combatir la falta de oportunidades, el desempleo o la deficiente infraestructura que afectan como una enfermedad crónica a esta región de Alemania. Pero sus palabras hubieran tenido un tercio del revuelo levantado cuando ofreció entre las páginas de un periódico sensacionalista 2.000 euros a cada chica joven que se decidiese a cambiar su domicilio por un hogar en Freital.

Récord de población masculina

“No es que en Freital no se vean mujeres por la calle”, matiza el alcalde. El problema es la tendencia, como indicaba un estudio del berlinés Instituto de Población y Desarrollo, publicado el junio pasado. Del millón y medio de personas que han abandonado el este de Alemania desde 1990, la mayor parte eran mujeres entre 18 y 29 años que acusaban la escasez de perspectivas de futuro. El resultado es un superávit de hombres en esta zona del 25%: un récord en Europa.

Mättig, que presume en la revista Spiegel de no haber sufrido nunca ataques de pudor a la hora de tratar con la prensa, pensó que una prima de 2.000 podría atraer a las féminas hasta Freital. El dinero iría copado a la firma de un contrato de alquiler por tres años, para que ninguna pensara en cobrar y volver a marcharse sin dar al pueblo, al menos durante un tiempo, un toque femenino.

Más de 50 mujeres respondieron a la oferta municipal, solicitando por carta y directamente al alcalde más información sobre las condiciones del curioso trato. Todas han recibido correspondencia desde Freital, asegura Mättig, aunque en un tono mucho más moderado. Y es que el político democristiano ha tenido que lidiar con las críticas de los constructores, de los juristas, de la oposición, y en primer lugar, de los habitantes del pueblo y de las mujeres que no se fueron y se sienten en desventaja.

Los políticos proponen

Sin renunciar del todo a la posibilidad de poner en práctica su idea, Mättig ya no puede asegurar que sea practicable, y lo más probable es que el episodio pase a ser sin más pena ni gloria otro de los que aporta de tanto en tanto el este de Alemania.

La competencia en el campo de las ideas sin futuro es grande. En junio, cuando el Instituto de Población y Desarrollo dio a conocer los resultados de su informe, el nombrado ministro para el Este de Alemania, el socialdemócrata Wolfgang Tiefensee, presentó su llamado “Programa de Cuatro Millones de Euros”, con el que pretendía evitar la emigración de las mujeres poniendo en marcha un sistema de atención médica móvil y bibliotecas sobre ruedas.

DW recomienda