Se extiende escándalo en torno a los soldados alemanes en Afganistán | Alemania | DW | 01.11.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Se extiende escándalo en torno a los soldados alemanes en Afganistán

La polémica en torno a los soldados alemanes que prestan servicio en Afganistán se extendió después de que una revista difundiera una fotografía en la que una unidad de elite del Ejército porta un emblema nazi.

¿Casos aislados?

¿Casos aislados?

En la edición actual del semanario "Stern" se puede ver el símbolo de la palmera utilizado por la división de la Wehrmacht para África en un todoterreno que pertenece presuntamente a la fuerza de operaciones especiales KSK. Sin embargo, un portavoz del Ministerio de Defensa afirmó que no se puede reconocer sin lugar a dudas que se trate de un vehículo militar alemán.

Según "Stern", los soldados de la KSK construyeron la réplica del emblema en su campamento de la península de Masirah en Omán. "Un par de nuestros chicos son anticuados y les parecía elegante dar vueltas con esa insignia de la Wehrmacht", afirmó un soldado de la unidad de elite citado por la revista.

Las críticas se multiplican

La KSK participa con hasta un centenar de soldados en la operación antiterrorista "Enduring Freedom" en Afganistán. Al parecer, los soldados de elite utilizaron el símbolo militar del Tercer Reich durante su primera misión en Afganistán a partir de finales de 2001.

La unidad es objeto de críticas desde hace semanas, después de que el ex recluso de Guantánamo Murat Kurnaz, un turco residente en Bremen, asegurara que en enero de 2002 soldados alemanes lo maltrataron mientras se encontraba detenido en Afganistán.

Back from Guantanamo

Murat Kurnaz de regreso de Guantánamo.

El Parlamento erigió una comisión para investigar los hechos, después de que el Ministerio de Defensa confirmara que miembros de la KSK tuvieron contacto con Kurnaz. El Ministerio no pudo confirmar de todas maneras que la agresión se produjera.

El Ejército alemán participa también en la fuerza internacional ISAF de Afganistán. El contingente alemán es igualmente objeto de un escándalo por la publicación de fotografías en las que algunos de sus soldados posan frente a calaveras o esqueletos con gestos en parte irreverentes.

En el marco de dicho escándalo, que se desató la semana pasada, el Ejército suspendió ya a seis soldados. Según el portavoz del Ministerio de Defensa, Thomas Raabe, las investigaciones por el escándalo abarcan a 23 soldados, 16 de ellos todavía en activo. No obstante, el portavoz afirmó que por el momento no hay indicios de que oficiales estuvieran al tanto de lo ocurrido.

Bundeswehr extiende misión

Bundeswehr Afghanistan Verteidigungsminister Franz Josef Jung

El ministro de Defensa, Franz Josef Jung, se lava las manos.

El representante del Ministerio dijo que los casos investigados se produjeron en los años 2003 y 2004 y que el Ejército sigue sin tener conocimientos acerca de la identidad de los fallecidos a los que pertenecían los huesos. Además de a un afgano, los huesos podrían pertenecer también a un soldado ruso caído durante la ocupación soviética.

Alemania dispone de uno de los mayores contingentes nacionales de la ISAF, con unos 2.800 soldados concentrados en la capital Kabul y en el norte del país. No obstante, el Ministerio de Defensa afirmó que soldados alemanes trabajarán también por primera vez en el convulsionado sur del país.

Según Raabe, el Ejército enviará a la región de Kandahar como apoyo logístico a 20 o 21 expertos en telecomunicaciones, en una operación que tendrá como límite mediados de diciembre. El portavoz señaló no obstante que el contingente alemán seguirá teniendo su centro de actuación en el norte del país, algo menos conflictivo.

El ministro de Defensa, Franz Josef Jung, ordenó una investigación sobre las nuevas acusaciones presentadas por la revista "Stern" y rechazó cualquier responsabilidad política en torno a los escándalos que salpican al Ejército alemán en Afganistán. "Los sucesos tuvieron lugar antes de mi mandato", declaró a "Stern" el ministro

democristiano, en el cargo desde noviembre de 2005.

DW recomienda