Schweinsteiger y la lesión que no da tregua | Deportes | DW | 08.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Schweinsteiger y la lesión que no da tregua

El volante estrella del Bayern Múnich, Bastian Schweinsteiger, tendrá que alejarse nuevamente de las canchas por culpa de una lesión en el tobillo contra la cual lucha desde hace meses sin conseguir ganar la batalla.

Una recurrente lesión en el tobillo derecho no le permitirá a Schweinsteiger jugar en los próximos meses.

Una recurrente lesión en el tobillo derecho no le permitirá a Schweinsteiger jugar en los próximos meses.

Para Bastian Schweinsteiger la situación se convirtió en rutina: durante semanas lo acompaña permanentemente un dolor en el tobillo derecho. Los médicos de su equipo, el Bayern, lo someten a un tratamiento conservador, con medicamentos y ejercicios, pero los tendones de la articulación no responden positivamente. Como el jugador no alcanza una recuperación total, es necesario operarlo.

Marginado del fútbol

Esta será la segunda vez que el vicecapitán del Bayern y la selección alemana, tenga que pasar por el quirófano en menos de seis meses. También es la cuarta pausa de fútbol que Schweinsteiger se ve obligado a tomar por culpa del tobillo en menos de un año. En esta oportunidad, el jugador se perderá el clásico alemán contra el Dortmund, el final de la primera parte de la temporada, muy probablemente las fechas de arranque en el 2014, así como el Mundial de Clubes en Marruecos este diciembre.

Y aunque en Múnich habrá tiempo para esperar por su completa sanación -y suficientes futbolistas con los cuales cubrir su baja, incluido el capitán, Philipp Lahm, que bajo Guardiola ha ocupado su posición-, otra cosa sucede en la selección alemana, donde estarán observando con mucha atención la evolución del tobillo de Schweinsteiger.

El entrenador, Joachim Löw, no podrá contar con su pieza clave en el mediocampo del equipo nacional para los partidos de la próxima semana contra Italia, en Milán el 15 de noviembre, y contra Inglaterra, en Londres, el 19 de noviembre. Schweinsteiger, que recientemente jugó su partido 100 con la selección, completa así 14 ausencias en serie en partidos internacionales amistosos. Desde agosto del 2011, por culpa de su tobillo, únicamente ha podido estar en partidos oficiales.

Consecuencias deportivas

Para los planes del seleccionador, con miras al Mundial de Brasil 2014, la salud de Bastian Schweinsteiger es de particular interés. El año pasado el tema fue debatido en Alemania, pues muchos analistas argumentaron que el equipo nacional quizás hubiera corrido mejor suerte en la Eurocopa del 2012, donde ocupó el tercer lugar, si el jugador del Bayern hubiera estado al 100 por ciento de su nivel de rendimiento.

Entonces, Schweinsteiger prácticamente no entrenó con el resto del equipo antes de iniciar el torneo europeo de naciones, y cuando este ya se encontraba en marcha fue excusado en varios entrenamientos para aliviar de la exigencia a su tobillo. Antes de la semifinal contra Italia, el jugador reconoció que había movimientos que en su condición, por dolorosos, le resultaban casi imposibles. Aún así, jugó los 90 minutos en la derrota 1-2.

En la final de la Champions League del 2012 Bastian Schweinsteiger falló el penaltí que decidió el título.

En la final de la Champions League del 2012 Bastian Schweinsteiger falló el penaltí que decidió el título.

Oficialmente, la lesión en el tobillo de Schweinsteiger se registró en febrero del 2012, en un partido de la Copa Alemana contra Stuttgart. Esto fue antes de la Eurocopa, e incluso antes de la final de la Champions League del Bayern contra el Chelsea en el estadio Allianz Arena de Múnich, donde él falló el penalti decisivo que selló la derrota de su equipo.

Perspectivas de mejoramiento

La recomendable operación de tobillo, que podría haberse llevado a cabo en el verano del 2012 tuvo que ser postergada debido a la Eurocopa y al pronto reinicio de la temporada. El año terminó sin una intervención quirúrgica, y ésta apenas se realizó en junio del 2013, luego de que en abril y mayo del mismo año el jugador acusara dolorosas recaídas.

Luego de haber conquistado el histórico triplete con el Bayern, Bastian Schweinsteiger se tomó tiempo para la operación. Su recuperación, sin embargo, fue acelerada por el deseo de ponerse lo más rápido posible a las órdenes del entrenador Pep Guardiola tras ver en peligro su puesto en la plantilla titular.

En la actual temporada, ya Schweinsteiger debió guardar reposo durante tres semanas, y ahora el cuerpo médico del Bayern lo separa por su propio bien de cualquier práctica de fútbol. Una segunda operación debería hacer posible ahora que el tobillo derecho de una de las estrellas más importantes del fútbol alemán se recupere.

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad