Sarkozy y premier australiano Rudd visitan Afganistán | Europa | DW | 22.12.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sarkozy y premier australiano Rudd visitan Afganistán

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro australiano, Kevin Rudd, mantuvieron hoy reuniones por separado con el presidente afgano, Hamid Karzai, en Kabul, para reafirmar el compromiso de sus naciones con la reconstrucción del país asiático.

En su reunión con Karzai, Sarkozy aseguró el compromiso político y militar francés a largo plazo en Afganistán.

A su llegada a Kabul, Sarkozy fue recibido por el ministro francés de Defensa, Hervé Morin, y la secretaria de Estado para los Derechos Humanos, Rama Yade. Se trata de la primera visita que el mandatario francés realiza al devastado país asiático desde su asunción en mayo.

El diario parisino 'Le Figaro' había adelantado el miércoles la visita 'sorpresa' de Sarkozy pocos días antes de la Navidad.

Sarkozy y Rudd, que previamente realizó una visita a Irak, se reunirán además con las tropas que sus países mantienen desplegadas en Afganistán. Rudd se trasladó a la sureña provincia de Uruzgan para visitar a los soldados australianos. Australia tiene un contingente de unos mil soldados en el sur afgano, lo que la convierte en el mayor contribuyente de fuerzas militares extra OTAN. Francia mantiene en Afganistán unos 2.000 soldados, 1.100 de ellos bajo el paraguas de la fuerza de protección ISAF comandada por la OTAN.

También Rudd aseguró que el compromiso de Australia en Afganistán es 'a largo plazo'.

En noviembre, el presidente Sarkozy se había comprometido ante Estados Unidos a una mayor implicación en la lucha contra los talibán. Francia 'se quedará en Afganistán tanto como sea necesario', indicó. En su visita lo acompaña el filósofo francés André Glucksmann, antiguamente de izquierda, que lo apoya en su gestión.

Morin declaró hace poco que es un error querer construir en Afganistán un Estado siguiendo el modelo occidental, pues la historia y la cultura son demasiado distintas.

Además de la presencia militar son necesarios proyectos civiles y ayuda para que los campesinos dejen de cultivar amapola, materia prima del opio, añadió. (dpa)

ADVERTISEMENT