Símbolo de una Nueva Europa | La prensa opina | DW | 07.06.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Símbolo de una Nueva Europa

El 60 aniversario del Desembarco de Normandía, el primero con presencia de un canciller alemán, es calificado por la prensa europea de acontecimiento histórico y simbólico, reflejo de la evolución de Europa.

default

Veteranos de Guerra recuerdan el Desembarco de Normandía.

El periódico francés Liberation escribe: "La palabra clave de estos días es "reconciliación". Entre Jacques Chirac y George W. Bush. Pero de importancia mucho mayor resulta la reconciliación simbolizada en la presencia del canciller alemán Gerhard Schröder junto al presidente francés y al resto de los líderes de las naciones aliadas que lucharon en contra del régimen nazi. La transformación de Alemania quedó sellada este domingo, lo mismo que la liberación de Europa de los viejos demonios del revanchismo nacionalista, de sueños totalitarios y de dominio racista que mancharon el pasado con sangre."

Es hora de dejar atrás el pasado

Para el periódico británico The Guardian ha llegado la hora de que los británicos se olviden de la guerra: "Gerhard Schröder, nacido en 1944, es el primer canciller alemán que no tiene recuerdos propios del Tercer Reich. Schröder tuvo el valor político de decir a un periódico germano antes de partir hacia Normandía "la victoria de los aliados, no fue una victoria sobre Alemania, sino una victoria para Alemania". Al aceptar la invitación extendida por el presidente Chirac, el canciller alemán hizo una línea simbólica de gran importancia en la historia. Ha llegado la hora de que todos los británicos dejemos atrás la guerra y los recuerdos a ella atados para siempre."

La prueba de fuego

El diario italiano Corriere della Sera escribe alaba la participación del canciller alemán Gerhard Schröder en los festejos de Normandía: "Festejar con la cabeza en alto con los ganadores de la guerra y a la vez asumir la responsabilidad de uno de los capítulos más oscuros de la propia historia; honrar a los muertos de ambos bandos, sin mezclar la justicia y la injusticia; la tarea del canciller alemán en Normandía no fue fácil.

No fue fácil respetar la verdad y el patriotismo, agradecimiento y de dolor y sacar las lecciones correctas para el futuro, especialmente en un lugar tan lleno de símbolos y en presencia de miles de veteranos tan conmovidos. Pero Schröder superó la prueba."

Honrar a las víctimas por igual

El periódico alemán Braunschweiger Zeitung escribe por su parte: "Miles de soldados aliados pagaron con su vida su idealismo. Lucharon precisamente por lo que representa hoy Europa: Paz, libertad y la convivencia pacífica de diversas naciones. Al optar el canciller Schröder por visitar un cementerio británico en el que también yacen alemanes, decidió justamente en favor de ambos bandos, especialmente también de aquellos entre los millones de alemanes, que manipulados por un régimen criminal y que pagaron por ello con sus vidas."

Ignoran a los rusos

El diario ruso Gaseta critica por su parte la poca atención que se le prestó a la intervención de la entonces Unión Soviética en este capítulo histórico durante los festejos del 60 aniversario: " El Día D se celebró sin los rusos. Los aliados festejaron su propia victoria durante la Segunda Guerra Mundial. Resulta sorprendente que el canciller alemán, Gerhard Schröder, haya recibido más atención que el presidente Putin.

Incluso los veteranos de guerra que acompañaron al canciller alemán recibieron mucha mayor atención que los veteranos de guerra rusos. La participación de la Unión Soviética en la guerra fue ignorada por completo en Normandía".

DW recomienda