Rusia y China protestan por misiles estadounidenses en Corea | El Mundo | DW | 08.07.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rusia y China protestan por misiles estadounidenses en Corea

Ambos países criticaron la medida, que pondría en riesgo el equilibrio de la región. Moscú habló de “consecuencias irreparables” si se efectúa el despliegue.

El Gobierno de Rusia advirtió este viernes (08.07.2016) a Estados Unidos que el despliegue de un escudo antimisiles en Corea del Sur podría tener “consecuencias irreparables”, pues semejante acción conduciría a la “ruptura de los equilibrios estratégicos” en la región. La reacción de Moscú ocurre luego de que Washington anunciara un acuerdo con Seúl para la instalación de un sistema THAAD a fines de 2017, con el fin de hacer frente al programa de armas de Corea del Norte.

“Con el apoyo de sus aliados, Estados Unidos continúa incrementando el potencial del segmento Asia-Pacífico de su defensa antimisiles global, lo que conduce a la ruptura de los equilibrios estratégicos tanto en la región como fuera de ella”, apunta un comunicado del Ministerio de Exteriores ruso. Moscú recordó que desde un comienzo ha advertido de las “peligrosas consecuencias que acarrearía tal decisión” y llamó a abstenerse de adoptarla.

El texto añade que “pese a la decidida oposición de la parte rusa y de otros Estados, EE.UU y la República de Corea han llegado a un acuerdo para el despliegue en Corea de sistemas de misiles estadounidenses THAAD. Y este paso nos causa enorme preocupación”. Estos misiles fueron diseñados para abatir cohetes balísticos de alcance corto, medio e intermedio en su fase terminal de vuelo, y su presencia en la zona molesta también a China.

Japón apoya

También a través de un comunicado, el Ministerio de Exteriores del gigante asiático expresó su “fuerte insatisfacción y decidida oposición” al acuerdo alcanzado por Corea del Sur y Estados Unidos e instó a ambos estados a “detener el proceso de despliegue del sistema antimisiles THAAD, para que la región se abstenga de realizar acciones que compliquen la situación”. A juicio de Pekín, el sistema misilístico “daña los intereses” de los países del área. China incluso llamó a consultas a los embajadores de Seúl y Washington.

En cambio, el Gobierno de Japón expresó su respaldo a la medida. “El avance de la cooperación entre EE.UU. y Corea del Sur contribuye a la estabilidad regional y la paz. Nuestro país apoya la decisión”, manifestó el viceministro portavoz del Ejecutivo nipón, Koichi Hagiuda. La instalación del escudo llega después de que Pyongyang realizara su cuarta prueba nuclear subterránea y lanzara un cohete espacial con tecnología de misiles balísticos intercontinentales en enero y febrero.

DZC (EFE, Reuters, AFP)


DW recomienda

Publicidad