Rusia reinstaura zona de influencia y EE.UU. construye ″muro de la vergüenza″ | La prensa opina | DW | 30.12.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Rusia reinstaura zona de influencia y EE.UU. construye "muro de la vergüenza"

Los diarios comentan el conflicto entre Rusia y Ucrania en torno al precio y suministro de gas a Ucrania y la intención de Washington de construir un muro en su frontera con México para detener la inmigración ilegal.

default

Manifestantes ucranianos frente a la embajada rusa en Kiev apoyan al congreso de Ucrania en el conflicto con Rusia y su consorcio energético Gazprom.


El periódico Kölner Stadt-Anzeiger, de Colonia analiza: "La disputa entre Rusia y Ucrania es más que regional. El conflicto supera las fronteras del antiguo territorio de la Unión Soviética. Bajo el presidente Wladimir Putin, el Estado ruso reinstaura, ante los ojos del mundo, sus antiguas zonas internacionales de influencia. Europa, y sobre todo Alemania, debería observar muy atenta el desarrollo de estas actividades. Desde luego que el conflicto se puede reducir a la disputa por la construcción de un oleoducto a través del Mar Báltico. Pero todo indica que Rusia no va permitir que su dependencia crezca más de lo necesario, pues los intereses de Moscú van más allá de las ventas de Gas a través de Gasprom".

"Ucrania no puede ser, a la vez, socia y enemiga"

El diario ruso Kommersant, de Moscú precisa: "En el fondo Putin tiene razón: Ucrania no puede seguir siendo tratada por Rusia como un socio económico con preferencias, si su Gobierno en Kiev se ha convertido en un contradictor político. No importa si Kiev ha prometido no obstaculizar la entrada de los rusos en la Organización Mundial del Comercio. Cálculos reservados muestran que Ucrania empezaría a tener problemas de suministro de energía tres meses después a partir de este 1° de enero, término impuesto por Rusia para detener el flujo de combustible. Pronósticos más pesimistas revelan que sólo dos días después de que Rusia reduzca el flujo de gas del viaducto "Soyus" Ucrania comenzarán a aflorar los problemas en Ucrania".

Estados Unidos: "Muro de la vergüenza" contra los inmigrantes

El diario español El País, de Madrid apunta: "Un proyecto de ley en Estados Unidos constituye la persecución industrial más concienzuda a la inmigración ilegal procedente de México. El texto prevé la construcción de un muro -como el de la vergüenza en Berlín, ha dicho el presidente mexicano Vicente Fox- potentemente iluminado y con cámaras como ojos a lo largo de los más de mil kilómetros de divisoria entre los dos países, cuyo objeto es impermeabilizar el acceso a los Estados limítrofes: California, Arizona, Nuevo México y Tejas. La ley convertiría, además, en delito la entrada ilegal en Estados Unidos, de forma que en lugar de ser deportados, como hasta ahora, los espaldas mojadas -así llamados porque algunos tienen que cruzar a nado el río Bravo que separa en parte ambos países- podrían ir a la cárcel.

Los sin papeles se cree que oscilan entre los 12 y 20 millones, y de ellos, cerca de dos tercios son de origen mexicano, contingente que hay que sumar a una población hispanohablante de, al menos, otros 30 millones de antiguos inmigrantes o ya naturalizados estadounidenses. Las pateras terrestres -en general, camionetas- de organizaciones mafiosas que prometen un cruce sin peligro de esa divisoria transportan anualmente a unos 900.000 aspirantes, sobre todo de México y América Central, a hacer suyo el sueño americano. Cientos de ellos mueren año tras año en el empeño.

Hay que reconocer que, a salvo quizá de una ayuda masiva al subdesarrollo que todos sabemos que no va a producirse, el problema tiene rara solución. Pero ni valla ni muro pueden serlo. Y en el caso mexicano, el contraste con las esperanzas manejadas a comienzos del mandato de Fox, hace cinco años, es sangrante. Éste y su homólogo estadounidense, George W. Bush, hablaban entonces de regularización masiva de inmigrantes, de ordenamiento generoso del flujo de trabajadores, de cooperación en un terreno que beneficia a ambos países, porque uno descarga oferta laboral sobrante y el otro compra muy barata la que necesita. Y este proyecto de ley lo que expresa, en cambio, es la mayor altanería, la nada graciosa desenvoltura del vecino del Norte en su trato a los pueblos de América Latina. Por todo ello, la ley sería muy merecedora de ser vetada por el presidente Bush".