RSF: Costa Rica y Uruguay escapan al deterioro de la prensa en la región | El Mundo | DW | 21.04.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Libertad de Prensa

RSF: Costa Rica y Uruguay escapan al deterioro de la prensa en la región

Los gobiernos de todo el mundo intentan cada vez más abiertamente restringir la libertad de prensa, alerta la organización Reporteros sin Fronteras (RSF). Los últimos de la nueva lista son viejos conocidos.

En la clasificación anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF) sobre la libertad de prensa en el mundo, publicada este martes (21.04.2020), Cuba mantuvo su puesto como el país con los peores resultados en América Latina, seguido de Honduras y Venezuela, mientras que México sigue siendo el lugar más peligroso para los periodistas. Costa Rica y Uruguay fueron los únicos dos países que escaparon al deterioro generalizado en la región en 2019.

"En la mayoría de países de la región se han emprendido grandes campañas de descrédito contra la prensa", con la inestabilidad política y social como vector de agravamiento, recalca la organización.

Este año, Noruega lidera el ranking, por cuarta vez consecutiva, seguida de Finlandia y Dinamarca. En el último puesto se encuentra Corea del Norte (180), que sustituye a Turkmenistán, ambos en el vagón de cola de la llamada "zona negra", que incluye, entre otros, a China, Eritrea, Cuba, Guinea Ecuatorial y Egipto.

COVID-19 como excusa

"Las dictaduras y los regímenes autoritarios y populistas están tratando cada vez más de controlar la información a toda costa", critica la organización, citando como "los ejemplos más resaltantes en esta tendencia" a países como China y Arabia Saudita, que se mantuvieron como las mayores prisiones del mundo para periodistas.

Estos países están tratando de implementar a toda costa "un nuevo orden mundial de los medios de comunicación", según RSF. Los efectos del control casi completo de las noticias se han hecho sentir en todo el mundo cuando empezó la crisis por la pandemia del nuevo coronavirus.

Para Reporteros Sin Fronteras, China es, junto a Arabia Saudita, la mayor cárcel para periodistas en el mundo.

Para Reporteros Sin Fronteras, China es, junto a Arabia Saudita, la mayor cárcel para periodistas en el mundo.

Pero en otros países también se ha puesto en evidencia en los últimos meses el mal estado de la libertad de prensa. "La pandemia del coronavirus ha hecho que las tendencias represivas existentes en todo el mundo se concentren", dijo la portavoz de RSF, Katja Gloger. Sin embargo, las encuestas para esta lista de clasificación se realizaron antes del brote de la pandemia, por lo que los propios resultados no proporcionan ninguna información al respecto.

Alemania mejora

Alemania subió dos lugares en la tabla, pasó del puesto 13 al 11. La razón principal es que en 2019 no hubo protestas de populistas de derecha de dimensiones comparables a las de finales del verano de 2018 en ciudades como Chemnitz y Köthen.

En 2019, RSF contabilizó al menos 13 ataques físicos a trabajadores de los medios de comunicación en Alemania, en comparación con los cerca de 22 del año anterior.

"Luchando" contra las noticias falsas

Por otra parte, Reporteros sin Fronteras señala también que muchos países están restringiendo la libertad de los medios de comunicación con el pretexto de que están luchando contra las "noticias falsas". La organización citó ejemplos como Singapur y Benín.

En otros países, como Rusia, India, Filipinas y Vietnam, los ejércitos de trolls al servicio del gobierno se estarían basando en la desinformación para regular la opinión pública y desacreditar a los medios de comunicación críticos.

Y en Estados Unidos y Brasil, los presidentes elegidos democráticamente alimentan la hostilidad y odio en contra de los medios, lo que ha llevado a convertir a ambos países en "antimodelos". La desconfianza populista hacia los medios de comunicación en muchos lugares en 2019 se reflejó en violencia física contra los reporteros. En países como España, Italia y Grecia, incluso se documentaron amenazas directas por parte de grupos nacionalistas y de extrema derecha.

La situación también se vio agravada por la disminución de ingresos en distribución y publicidad y el aumento de los costos de producción. Las consecuencias son redacciones cada vez más pequeñas y una creciente concentración de los medios de comunicación, subraya Reporteros sin Fronteras. Quien quiera garantizar el libre acceso a la información independiente, especialmente en tiempos difíciles, debe dar prioridad a que los periodistas puedan investigar e informar sin obstáculos.

CT/VT (dpa, efe)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

Ver el video 12:36

El reportero - Peligro de muerte: periodistas en México

DW recomienda