Romney gana el Súper Martes | El Mundo | DW | 07.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Romney gana el Súper Martes

Si bien debería afianzar su condición de favorito, la victoria se ve deslucida por el escaso margen y el gran esfuerzo que ha tenido que derrochar en el proceso.

Republican presidential candidate, former Massachusetts Gov. Mitt Romney addresses supporters at his Super Tuesday campaign rally in Boston, Tuesday, March 6, 2012. (Foto:Stephan Savoia/AP/dapd)

Super Tuesday USA Vorwahlen

El ex gobernador por Massachusetts Mitt Romney logró hacerse con el estado clave de Ohio y con otros cinco más de los diez en disputa en el "Súper Martes" de primarias republicanas en Estados Unidos, una victoria que si bien debería afianzar su condición de favorito se ve deslucida por el escaso margen y el gran esfuerzo que ha tenido que derrochar en el proceso.

El principal "trofeo" de la noche fue su victoria en Ohio, donde según las proyecciones se impuso por la mínima (38 frente a 37 por ciento) a su máximo rival, el ex senador por Pennsylvania Rick Santorum.

Pero precisamente lo estrecho del margen -apenas un 1 por ciento de diferencia que hizo que ningún medio se atreviera a darlo por ganador hasta que casi se había completado el recuento- es lo que, pese al alivio de ganar podría a la vez dejar más que preocupado a quien hace meses que lucha por ser proclamado el favorito de la carrera republicana.

Según coinciden analistas, Romney , de 64 años, no se podía permitir perder en este "duelo" si quería seguir estando al frente de la carrera republicana. La cadena CNN lo dijo sin tapujos: perder en Ohio habría sido un "desastre" para el multimillonario ex empresario.

Y es que Ohio es un estado considerado clave no sólo por sus delegados sino por lo altamente simbólico que resulta de cara a los comicios de noviembre: históricamente, ningún republicano ha logrado jamás ser elegido presidente sin ganar en ese estado, cuyos votantes representan además una mezcla que refleja con bastante exactitud el espectro nacional de electores.

Mas el pírrico margen de votos por el que logró imponerse a Santorum no le permite proclamarse, tal como esperaba, de forma definitiva el aspirante claramente favorito a hacerse con la nominación republicana para tratar de arrebatarle la presidencia al demócrata Barack Obama en las elecciones del próximo noviembre.

El propio Romney había reconocido lo que se jugaba en el "Súper Martes" al salir a hablar desde Boston, a sus seguidores tras confirmar su victoria en otros tres estados -Massachusetts, Virgina y Vermont- a los que posteriormente se añadirían Idaho y Ohio.

"No voy a decepcionarles, voy a conseguir esta nominación", aseguró Romney.

"Ya llevamos tres estados y contando, vamos a lograr más antes de que acabe esta noche", prometió.

Pero poco antes, también Santorum, de 53 años, se había mostrado más que confiado en que este "Súper Martes" le daría varias "medallas", varias de ellas de "oro".

"Hemos ganado en el oeste, en el medio-oeste, en el sur... y estamos dispuestos a ganar en todo el país", proclamó Santorum entre aplausos en Ohio, desde donde eligió seguir la evolución de los resultados.

Con Ohio y Alaska, cuyo recuento se ha completado más tarde por la diferencia horaria, Romney logró proclamarse vencedor en seis de los diez estados en juego hoy.

Santorum por su parte venció en tres, entre ellos el también vital -por número de delegados- Tennesseee, así como en Dakota del Norte y en Oklahoma.

El tercer contendiente en liza, Newt Gingrich, logró imponerse solamente en su estado natal, Georgia, cumpliendo así también por la mínima la meta que se había impuesto para no abandonar la carrera.

"¡Gracias, Georgia! Es gratificante ganar de forma tan definitiva en mi estado natal para poder dar un nuevo impulso en marzo", tuiteó nada más conocer las proyecciones de su victoria.

Por su parte, el cuarto y último aspirante, Ron Paul, volvió a quedarse sin victoria alguna, como ha sucediendo en todos los procesos internos republicanos celebrados hasta la fecha, pese a lo cual también aseguró que seguirá en liza.

En total, en juego estaban en el "supermartes" 437 delegados de cara a la Convención Republicana que se celebrará a finales de agosto para proclamar al candidato que tratará de arrebatarle la presidencia al demócrata Barack Obama. Para lograr la nominación republicana, el postulante necesita al menos 1.144 votos de delegados, por lo que las elecciones de este martes eran clave por el peso que tiene en el reparto de sufragios.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad