Roger Bürgel: ″Yo no quiero el arte carente de afecto de virtuosos oportunistas″ | Cultura | DW | 13.06.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Roger Bürgel: "Yo no quiero el arte carente de afecto de virtuosos oportunistas"

Bernd Leifeld, jefe ejecutivo de la Documenta 12, Roger M. Bürgel y su esposa, Ruth Noack

Bernd Leifeld, jefe ejecutivo de la Documenta 12, Roger M. Bürgel y su esposa, Ruth Noack

DW-WORLD: Señor Bürgel, al ser nombrado director artístico de la Documenta, prometió una exposición "ligera y legible" sin un catálogo de proporciones monstruosas, con el fin de no "abrumar" a los visitantes. ¿Va a mantener su promesa?

Roger M. Bürgel: Nos hemos esforzado mucho por organizar una exposición que apele a los sentidos. Y, sí, hay un pequeño catálogo de mano.

Su silencio alrededor de la lista de artistas participantes insinúa un efecto sorpresa que bien podría interpretarse como una estrategia de marketing. ¿Cómo se lleva con términos como "espectáculo" o "evento"? ¿Ve usted la Documenta como una exhibición en la que, ante todo, ha de dominar lo dramático?

Logo Documenta Kassel 12

Logo

No, si tenemos en cuenta que la exposición debería recordar su finalidad original: la Documenta no tienen por qué ser un festival de cine y de danza, una muestra de arte y una conferencia científica al mismo tiempo. Y sí, en la medida en que un evento masivo también ha de ofrecer además una oportunidad a aquellos círculos que disfrutan del compromiso social y de la interpretación de la cultura. No voy a hacer pública la lista de artistas invitados antes de que se inaugure la exposición porque no me gusta participar de este juego neurótico. La sed de nombres, la espera de bombazos estéticos acaba corrompiendo la forma en que uno se acerca al arte. No se trata de artistas puntuales, sino de la exposición en su conjunto. Cada obra crea su propio contexto dentro de la misma, y eso es en lo que el público debería concentrarse.

Al parecer no ha escogido ningún nombre comercial, sino más bien "caras desconocidas". Lo singular y raro, frente a lo identificable. ¿Cree que es posible organizar una Documenta apartada de las corrientes artísticas dominantes?

A diferencia de la mayoría de las exposiciones de arte, de la nueva burguesía, nosotros no deberíamos servir el filete del mercado artístico en una bandeja de plata. Naturalmente, nosotros también somos un indicador en el panorama artístico mundial, pero no sólo eso. Yo no permitiría que se organizase una feria paralela a la exposición, como ha ocurrido este año en la Bienal de Venecia. Pongamos Venecia, Basilea o Miami por ejemplo: estos eventos se organizan en un abrir y cerrar de ojos. Pero, en realidad, el arte es un lentísimo proceso. Yo no quiero obras de arte carentes de afecto de virtuosos oportunistas que acaban sus creaciones de la noche a la mañana, con una sugerente pincelada, y que después se repiten a lo largo de los años.

Por primera vez en la historia de la Documenta, quiere incluir lo antiguo. ¿Por qué representa lo viejo en la exposición de arte contemporáneo más importante del mundo?

Ai Weiwei, Fairytale, auf der documenta 12

Ai Weiwei, Fairytale, para la Documenta 12

Uno sólo puede entender el arte contemporáneo cuando conoce su procedencia. Así también puede uno tener una idea de hacia dónde va. No quiero retratar lo contemporáneo, sino, más bien, mostrar de dónde vienen algunas formas artísticas. Así hemos llegado incluso más allá del año 1789: nuestra obra más antigua es una pintura persa del siglo XIV con motivo de una visita de artistas persas a la casa del emperador chino. Se puede observar cómo los persas intentaron apropiarse del estilo oriental. Usted no puede afirmar si la obra fue creada por un joven artista, como Kai Althoff, o en el siglo XIV. No podría ponerle una fecha. Quiero darle una nueva profundidad a la exposición, de modo que también el público "novato" tenga la oportunidad de contextualizar el arte de hoy en día. De eso me hago responsable, ya que he asumido con ello el mito educativo de la Documenta.

El concepto del recinto parece desempeñar para usted un papel fundamental. Ha hecho construir nuevos pabellones en Kassel en los que obras de distintas épocas y provenientes de distintos lugares puedan entrar en contacto. ¿Es su intención que el recinto de la exposición actúe como mediador activo entre las obras y el público?

El espectador entra en un campo en el que las obras se comunican entre sí; el público debería participar de esta conversación. Tal tipo de intercambio depende mucho de la presentación. En mi opinión, la discusión a cerca de la arquitectura de la muestra va a cerca de que el visitante se pueda concentrar en lo esencial, es decir, en el arte.

La idea de la "vida desnuda" del filósofo" italiano Giorgio Agamben (nacido en 1942) se ha convertido en un punto esencial de la Documenta, en la que se tocan temas como la migración y la huida. ¿En qué medida estarán arte y política interrelacionadas en la doceava edición de la exposición?

La política no forma parte de ella desde el punto de vista de que mostremos algún niño-soldado en algún video, sino, realmente, en la medida en que consigamos que la gente que nos visite cambie su postura. En este sentido la Documenta tiene un alto contenido político. No obstante, nosotros no hemos escogido el concepto de política, sino el de la formación, el del intelectualismo de las masas.

Gloria Kino auf der documenta 12

Cine Gloria

También está previsto un programa de cine con 96 aportaciones y proyecciones en las salas. Recibirá el cine, como obra artística completa, más atención que en las anteriores ediciones de la Documenta?

Ya que el cine es muy importante para nosotros, va a formar parte de la Documenta 12, pero sólo de manera puntual. No queremos dejarlo encerrado en un baúl, pero creemos que ha encontrado su lugar: el cine Gloria, que se inauguró el primer año que se celebró la Documenta.

El tema de discusión en el mundo de las artes es constantemente el de un "público que está aburrido", que ya lo ha visto todo. ¿Cómo se supera eso?

No se trata de fascinar a los extraños, sino de dejar que aquello que uno ya conoce brille con una luz renovada, y que aquello que uno no conoce le sea accesible. Queremos recordar al público, que tiene que mirar con más atención.

DW recomienda