Roban el expediente del caso Berta Cáceres | América Latina | DW | 01.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Roban el expediente del caso Berta Cáceres

La Justicia de Honduras aseguró que la investigación por el asesinato de la ambientalista seguirá de todas formas hasta las "últimas instancias" pese a la sustracción, ocurrida el miércoles.

Honduras Fluss Gualcarque Agua Zarca Wasserkraftwerk Projekt Berta Caceres (picture-alliance/AP Photo/T. Russo/Goldman Environmental Prize)

Berta Cáceres en una imagen de archivo

Tanto la Fiscalía General de la República como la Corte Suprema de Justicia señalaron este viernes (30.09.2016) que el robo del expediente sobre el asesinato de Berta Cáceres no impedirá que el caso siga hasta dar con los responsables. El expediente judicial fue robado a una magistrada la tarde del miércoles cuando fue asaltada y despojada de su vehículo, pero la información solo se conoció la noche del jueves. La magistrada María Luisa Ramos alegó que portaba el expediente judicial del caso para su estudio a fin de emitir una sentencia.

"Las autoridades policiales investigan si este hecho es un acto de criminalidad común o de personas involucradas o interesadas en el crimen de Berta Cáceres", explicó el jefe de comunicación de la Corte Suprema de Justicia, Melvin Duarte. El juez Rolando Argueta señaló que el robo del documento "casi es intrascendente", ya que hay copias certificadas en los juzgados de jurisdicción nacional del mismo, por lo que consideró que "no existe la posibilidad que se dilate el juicio".

Cáceres fue asesinada por dos supuestos sicarios en marzo de este año en la ciudad de La Esperanza, en el occidental departamento de Intibucá, tras liderar por años la oposición a la construcción de una represa en una zona de influencia del pueblo lenca. El proyecto hidroeléctrico Agua Zarca es impulsado por la empresa Desarrolladora Energética SA (DESA) y financiado por el Banco Centroamericano de Integración Económico (BCIE), el grupo holandés FMO y un fondo de Dinamarca. Las entidades suspendieron los desembolsos mientras continúa la investigación.

Por el caso Cáceres están detenidos seis personas: un ejecutivo de la empresa DESA, un oficial de las Fuerzas Armadas de Honduras, oficiales de seguridad de la empresa y los dos supuestos sicarios que atentaron contra Cáceres y el mexicano Gustavo Castro, que acompañaba a la dirigente el día del ataque. Pero los familiares de Cáceres y los dirigentes del Comité de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) han reclamado que se capture a los autores intelectuales del asesinato.

LGC (dpa / Reuters)

 

DW recomienda